Temas Especiales

05 de Dec de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

La ética de las tabacaleras

Tenía preparado para esta semana un artículo sobre la actual coyuntura política que vive el país, pero al releer el campo pagado que pub...

Tenía preparado para esta semana un artículo sobre la actual coyuntura política que vive el país, pero al releer el campo pagado que publicó el martes 6 de octubre, la “British American Tobacco” en los diferentes medios escritos, cambié de opinión y decidí que la salud del pueblo es primero.

Con una gran dosis de cinismo e irresponsabilidad, el campo pagado de la “ British American Tobacco ” nos dice en su punto número uno que “ el aumento desmesurado de los impuestos al consumo de tabaco, atenta contra la estabilidad del sector tabacalero formal, de los consumidores y de todas aquellas personas, cuya fuente de ingreso está relacionada con la industria ”.

Es decir, las tabacaleras están preocupadas porque los consumidores pueden dejar de fumar, que es lo que deben hacer, si quieren vivir más y no sufrir angustiosas y penosas enfermedades. Los productos del tabaco son los únicos artículos de consumo legal que matan a las personas cuando se usan exactamente como lo indican los fabricantes de la industria tabacalera.

En el punto número cinco de su costoso remitido indican que “ Panamá presenta una incidencia de contrabando superior al 20% lo que implica que el gobierno está dejando de recaudar una suma superior a los 4 millones. Es previsible que dicho porcentaje aumente al aplicarse el aumento reciente ”. La tabacalera se refiere aquí al reciente aumento en los impuestos y sobre todo, al nuevo incremento que ha autorizado el gobierno del presidente Ricardo Martinelli.

La Organización Panamericana de la Salud publicó un trabajo titulado “ La Rentabilidad a Costa de la Gente. Actividades de la industria tabacalera para comercializar cigarrillos en América Latina y en el Caribe y minar la salud pública ”. En este documento se establece que, por lo menos la tercera parte de las exportaciones mundiales anuales de cigarrillos no se han hecho a través de los canales legales de distribución, si no a través del contrabando dirigido por las propias tabacaleras.

Señala el estudio que Canadá, los Estados Unidos, Ecuador, Colombia y la Unión Europea, han entablado juicios contra la industria tabacalera a medida que los gobiernos comienzan a combatir a la industria por su participación manifiesta, activa y voluntaria en el tráfico ilegal de los productos de tabaco.

Las investigaciones realizadas en Colombia han culminado en imputaciones de participación en el mercado negro del peso colombiano, en el cual el dinero proveniente del tráfico de drogas se blanquea con las ganancias de los cigarrillos pasados de contrabando. A pesar de todo esto la industria tabacalera sigue negando haber cometido delito alguno. En el contrabando hacia Colombia la “ British American Tobacco ” y la “ Phillip Morris ”, según consta en los expedientes, utilizaron a Panamá como parte de su esquema de distribución ilegal de cigarrillos. Todo esto está perfectamente documentado y disponible para que ustedes puedan enterarse de cómo y quién hace este contrabando.

Sin embargo, lo que más me molestó del campo pagado de la “ British American Tobacco ” fue el punto número nueve, en donde se dice que “ British American Tobacco cuenta con rígidos estándares éticos, que NO permiten el financiamiento a políticos, ya sea para impulsar o rechazar iniciativas de ley o cualquier otra normativa “.

No sé de qué ética habla la “ British American Tobacco ”, porque está ampliamente documentado, en diferentes juicios en el mundo contra las tabacaleras, la forma engañosa y antiética como negaron el uso de sustancias aditivas en la producción de cigarrillos, mintieron sobre los daños que hace la nicotina, montaron campañas publicitarias subliminales dirigidas a captar en forma encubierta a jóvenes menores de edad para meterlos en el consumo del cigarrillo y promovieron bajo diferentes formas el contrabando de cigarrillos. Si hay una industria que carece de ética, esa es la industria tabacalera.

El cabildeo ante las autoridades gubernamentales y las organizaciones internacionales es una parte integrante de los planes de las actividades de la “ British American Tobacco ” y de la “ Phillip Morris ”. Esto está ampliamente demostrado en miles y miles de documentos que ahora se hacen públicos. Las actividades de cabildeo de las tabacaleras se concentran en tres temas, que para las empresas constituyen las principales amenazas: la comercialización y mercadeo, la tributación y las restricciones al consumo de tabaco en los lugares públicos.

Se sabe que la industria tabacalera tiene canales directos de comunicación con funcionarios de alto nivel de los gobiernos de muchos países. Para mencionar uno al azar, en un examen de las relaciones públicas de la “ British American Tobacco ” realizado en 1993 se describen las relaciones de su filial con el gobierno en Guatemala como “ muy buenas ”. El cabildeo en los Estados Unidos también es poderoso y es un hecho real que también realizan cabildeos en Panamá para defender sus nefastos intereses.

A la “ British American Tobacco ” le preocupa que un país pequeño como Panamá lo haya puesto en el lugar que se merece.

*Ingeniero y analista político. blandonc@cwpanama.net