25 de Oct de 2021

  • Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Decimos lo que otros callan

Cuando me comprometí en esta cruzada por la verdad al informar, sea en nuestro programa de radio, en mis columnas de opinión en los diar...

Cuando me comprometí en esta cruzada por la verdad al informar, sea en nuestro programa de radio, en mis columnas de opinión en los diarios de circulación nacional o de manera personal en cualquier foro, lo hago a riesgo. Sé que la verdad es a menudo incomoda.

La verdad incomoda a los poderosos. “Decimos los que otros callan” más que un eslogan, es un estilo de vida. Algo está pasando con el tema seguridad en Panamá o debo decir “inseguridad” que no parece incomodarles a más de cuatro.

Peor aún a muchos miembros de nuestra sociedad no parece incomodarles vivir en medio de la violencia. Por supuesto, si eres un académico y defensor de los derechos “humanos” y nunca has tenido que pasar por el trance de ver morir a un hijo, padre o madre, víctimas de la violencia, en virtud de la ola de delincuencia que sacude el país, no te importara seguir con tu jueguito retorico y hacer gala de tu profundo sentimiento “cristiano” por los homicidas.

Lamentablemente, la gente de pueblo, no tenemos tiempo para perder filosofando sobre criterios existencialistas. Preferimos ser ignorantes, explicando con sencillez nuestra petición para que todo el mundo entienda. Cuando llegamos al desparpajo de no sufrir que le desparraman los sesos a un niño de 12 años, cuando no nos da vergüenza ser tolerantes con el crimen, comprendemos que algo grave está pasando con nuestra sociedad, preferimos no filosofar sino ACTUAR.

Confieso ante Dios y ante la faz del país que ya estoy harto de tanta basura, pero sobretodo estoy harto que gente decente inocente muera y nadie hace gran cosa por parar esto. Junto a otros ciudadanos decentes de este país, estamos solicitando al presidente de la República que entre otros temas, someta al escrutinio público el tema de la PENA DE MUERTE.

Solicitamos que se considere en plebiscito y que el pueblo decida si quiere que se aplique la pena de muerte para los que cometen homicidios con saña y crueldad, que se someta a la pena capital aquellos que harto han demostrado con sus hechos criminales continuos y bestialidad homicida, no van a cambiar ¡para aquellos que las palabras resocialización y respeto por la vida es un mero chiste! Leí con detenimiento la entrevista que le hizo una distinguida periodista de este país al padre de Daniel Carrizo. Padre de adolescentes, muchos sentimientos inundaron mi alma y me eche a llorar, al comprender la situación en que este hombre de Dios y padre ejemplar se encuentra junto al resto de la familia sobreviviente.

Por ello, como dijo el licenciado Zappi “nuestra meta es que el tema de Pena Capital para criminales violentos sea llevada a consulta ante el único soberano: EL PUEBLO PANAMEÑO.

Los apologistas de la criminalidad tendrán sus argumentos para desvirtuar la conveniencia de la eficaz medida”, háganlos valer.

*Escritor y analista políticorecursossinlimites@gmail.com

***