Temas Especiales

15 de Jan de 2021

Avatar del Julio César Caicedo Mendieta Portocarrero

Julio César Caicedo Mendieta Portocarrero

Columnistas

Un colador para el Tribunal Electoral

Ya que viene una constituyente, pueda que remienden también al Código Electoral.

Acá en la solemnidad de los bosques nubosos de Cerro Marta, he podido concluir una pequeña fórmula para que los panameños no exprimamos tantos dividendos de la bajeza, tal como lo venimos repitiendo cada cinco años durante los torneos electorales. Y que no se diga más entonces, que en nuestras asambleas y municipios de nuestro país se cuelan delincuentes dignos para tertulias ‘políticas’ en un pozo séptico.

Ya que viene una constituyente, pueda que remienden también al Código Electoral. En primer lugar, establecer una junta nacional de aproximadamente mil ancianos mayores de 60 años con rabo de paja sin candoluminiscencia y frío ante cualquier fósforo moral o ético. Los señores deben tener sentido común y además leer y escribir más o menos.

Esta federación longeva tendrá una representación de dos personas por corregimiento, uno de ellos que sepa de leyes o economía y el otro que haya sido barbero, cantinero, periodista o billetero, de manera que cualquier sabandija de poca importancia veterinaria que quiera ser diputado, presidente o representante no pase este primer colador si a conocimiento cierto y comprobado de cualesquiera de los viejos sale que el aspirante, como suele suceder, ha sido o es un verdadero vándalo, asaltador de planillas, narcopandillero o azotador de mujeres, pedófilo o mala paga.

Este concilio con la responsabilidad de esculcar con pinzas, café, refrigerios y dietas pequeñas, aceptaría dos años antes de las elecciones un listado de los partidos políticos con aspirantes a ‘Repres’, ‘Mandamases’, ‘burgomaestres’ y presidentes de la República de no más de 3,000 personas. Los salmones que logren traspasar ese primer colador podrán ser candidatos, pero los diputados serán votados a nivel nacional lo mismo que el presidente, (para ver si se acaba un poco la repartidera de chécheres, guaro, comida, materiales y plata con nuestros impuestos), no así los alcaldes ni los representantes, que serán votados en sus distritos y corregimientos respectivos.

Actualmente, para ser candidato, el actual Código, en su artículo 9, dice que solo se requieren cuatro requisitos, entre ellos ser panameño y no haber trabajado al servicio de un estado enemigo. ¡Gran vaina! Si seguimos así, vamos a terminar con un país con el ambiente mafioso que describió Graham Greene sobre Niza en su libro ‘Yo acuso’. Panamá se presta.

ESCRITOR