Panamá,25º

21 de Jan de 2020

Gersán Joseph Garzón

Columnistas

Invisibilizados a cien años de la construcción del Canal

Debo darle gracias a Dios y a nuestros ancestros por su importante contribución en la construcción del Canal, y ser parte de una nación.

Debo darle gracias a Dios y a nuestros ancestros por su importante contribución en la construcción del Canal, y ser parte de una nación que tiene en su seno una importante diversidad.

De mi corazón brota agradecimiento, por esos héroes anónimos que sacrificaron su existencia, en una lucha frente a los obstáculos de la naturaleza, pero adicionalmente, tuvieron fortaleza, carácter y entereza frente al abuso que experimentaron por parte de los ‘zonians’, de los administradores del enclave colonial y también por parte de los sectores criollos, despreciativos de la población intensamente coloreada, que sobrevivía en los sectores populares de Santa Ana, El Chorrillo, El Marañón, San Miguel, Río Abajo, Parque Lefevre, entre otros.

Las deplorables condiciones de trabajo que experimentaron estos zapadores en la gesta de la construcción de la vía interoceánica, a costa de sudor y sangre. Pero además, marcó a muchas familias de allá y de acá.

Haciendo un apreciable esfuerzo, podemos reconocer que, a pesar de la persistencia de la invisibilización, el racismo y la discriminación, nuestra gente sigue manteniendo el espíritu de lucha y tesón que nos enseñaron nuestros abuelos y abuelas, al igual que el ejemplo de vida dejado por nuestros padres.

En esa encrucijada de causalidad, sin proponérselo, los inmigrantes antillanos, trabajadores explotados, y discriminados nunca perdieron su esperanza ni su raíz, pero, como resultado de sus proezas, establecieron las bases para el sostenimiento de los lazos fraternales, los puentes de comunicación que siguen fortaleciendo el vínculo 100 años después con Barbados, Martinica, Guadalupe, Grenada, Jamaica, Aruba, Curazao, St Kitts, Trinidad y Tobago, Haití.

Nosotros, los descendientes de los constructores del Canal de Panamá, queremos que además de la develación de placas, y las ediciones conmemorativas, se realice algo en pro de los descendientes de los negros constructores del Canal.

Autoridades de ayer y de hoy, dejen la práctica de discriminación, racismo e invisibilización de la población negra en Panamá. Necesitamos que se nos considere en la historia contada en los textos escolares, exigimos participación en la construcción e implementación de políticas públicas inclusivas, que consideren la producción intelectual, el patrimonio material e inmaterial, de este importante grupo poblacional, que está muy lejos de ser una minoría.

ECONOMISTA