Temas Especiales

04 de Apr de 2020

Eduardo A. Reyes Vargas

Columnistas

Celular. ¿Avance?

No hay duda de que al ser humano le agrada comunicarse. Le aterroriza la soledad.

No hay duda de que al ser humano le agrada comunicarse. Le aterroriza la soledad.

Frente a esas circunstancias, la tecnología le facilita esas herramientas para poder comunicarse con rapidez increíble.

Más allá de esa gran red, Internet, ese pequeño aparatito, cargado en la cintura o la mano, al que se le llama Celular ha revolucionado la comunicación entre los seres humanos.

No dudamos de que es un avance.

Pero cada día también su abusivo uso está generando desajustes muy importantes en la sociedad y en la salud.

Las personas hablan menos y ‘chatean' más.

En las empresas privadas y públicas es un factor de distracción que genera errores y merma la eficiencia en los trabajos. Es un factor gatillo del desdén.

Observamos cómo lo utilizan en temas superficiales como el bochinche y dañinos como la intriga y calumnia.

Genera gastos que atentan contra necesidades reales de los hogares. Comida, educación y salud se ven mermados por estos gastos colectivos e individuales de los usuarios en su uso irracional.

Si observa detenidamente, en locales públicos y comerciales, su uso entorpece la adecuada atención que deben dar sus servidores al público. Hasta nuestra Policía ha caído en ese tipo de uso que no creo esté siempre relacionado con sus responsabilidades primarias. Observarlos en las carreteras donde deben estar más atentos a nuestra seguridad.

En salud hoy día se constituye en una de las primeras causas de accidentes automovilísticos en el mundo y en Panamá. Discapacidad y muertes de jóvenes.

Crea adicción.

Hay estudios en países que cuidan a sus ciudadanos que revelan ese factor de riesgo para tumores cerebrales.

No estamos invitando a no usarlos lectores. Solo exhortamos a su debida utilización.

Definitivamente a las empresas vendedoras de estos artefactos y las tarjetas no les agradan estos temas, pero la responsabilidad ciudadana se impone. Y menos a los que lo están usando para tareas intrascendentes.

Toca a usted decidir.

MÉDICO INTERNISTA.