Temas Especiales

13 de May de 2021

Iván Estribí F.

Columnistas

Solidaridad ante la incomprensión con fachada de transparencia...

El Capo se topó con panameños raizales que ni se rinden ni se rajan!

Al amigo Erasmo Pinilla le ha llegado una boleta por exceso de fraternidad... Cuando el país estaba sumergido entre la intolerancia y el latrocinio de los recursos del Estado; en la época en que la ética y la moral estaban en un eclipse total y el empeño por perpetuarse en el poder era la consigna central por parte de Martinelli y su círculo siciliano, hubo miles de panameños que desde diversas trincheras lucharon con decisión y valentía para evitar el colapso del sistema democrático.

La nave del país estaba en su más grave viacrucis en sus 110 años de existencia. Nadie pone en duda que Erasmo Pinilla fue un baluarte inquebrantable en ese enfrentamiento desigual, cuando el capo siciliano controlaba todos los poderes del Estado, con excepción del Tribunal Electoral.

Hoy, se reconoce que los magistrados de esa corporación soportaron con tenacidad las embestidas, artimañas y vientos que empujaban hacia la docilidad, la obediencia ciega y gelatinosa verticalidad. Para muestra hay que darse una vuelta por la Fiscalía Electoral.

Gracias a esa conducción, caracterizada por una responsabilidad patriótica, firme y valiente, no se produjo el fraude electoral que, de haberse consumado, hubiera sumido al país en la más absoluta y tenebrosa dictadura que pocos países del continente hubiesen conocido. El Capo se topó con panameños raizales que ni se rinden ni se rajan!

En todas las instituciones del Estado solo tenían cabida los dóciles y los invertebrados morales; los servidores públicos serios y honestos fueron arrinconados y conculcados ante el festín liderado por pirañas CD-patológicas; en el sector privado hubo muchos que se replegaron para evitar que sus empresas fueran perseguidas por la ANIP y sus hordas de camisas pardas y por inspectores de diversos ministerios e instituciones públicas adiestrados para delinquir; otros fueron sometidos a presiones y extorsiones para enajenar sus bienes y un puñado amasó millones con empresas creadas para el asalto inescrupuloso que hubo en el PAN y en cada una de las instituciones públicas. Ojalá que haya consistencia para investigar y condenar a todos los que realmente delinquieron.

Los réditos obtenidos gracias al Canal del Panamá y a los nuevos desarrollos ubicados en el entorno de los 1600 kilómetros cuadrados de la franja canalera y en el resto del territorio nacional, sirvieron para incrementar las cuentas cifradas y satisfacer los caprichos y festines de quienes jamás consideraron mártires a los compatriotas que ofrendaron sus vidas el 9 de Enero de 1964 y mucho menos participaron en nada que fuese significativo para arrancar las estacas coloniales o con soñar en erradicar la pobreza que pulula en las comarcas indígenas y en la falta de medios para mejorar el sistema educativo y la salud integral de los millones de panameños que solo tienen un rosario para rezar su sufrimiento.

La situación fue traumática para todos y dentro de esas circunstancias hubo vacantes dentro del TE que fueron ocupadas por panameños con las calificaciones necesarias para desempeñar dichos cargos. Entiendo que hay que ser transparentes en la gestión pública y no tengo duda de que así ha sido en el caso de los magistrados del Tribunal Electoral.

En un país en el que todos nos conocemos, reducir el margen para evitar que familiares con el grado de consanguinidad o afinidad que dicta la Ley estén ubicados en el entorno cercano de los funcionarios es sano. Pero hacer que esa prohibición llegue a la totalidad de la estructura organizacional de una institución pública es querer ser más papista que el sucesor del trono que en su inicio ocupó Pedro.

La nave en que convivimos todos los panameños estuvo seriamente averiada, al borde del colapso... pero la inmensa mayoría de honestos panameños hizo uso de su única opción el 4 de mayo de 2014 y sus votos fueron contados, a pesar de la compraventa y las distorsiones que de forma abierta o solapada pulularon en cada circunscripción electoral.

Pasado el temporal, hoy se pretende colocar boletas por mal estacionados a quienes fueron protagonistas de carne y hueso para evitar que el país avanzara hacia un despeñadero atroz; es rebuscar en un camino torcido con el deseo de pasar factura política a quienes han defendido sin duda ni temor el patrimonio que es de todos, sean primos, hermanos o compadres...

No obstante, es permitido en el rejuego democrático que todo aquel que se sienta estar libre de pecado, suelte los billetes, levante la mano y tire la primera piedra.

ARQUITECTO