Temas Especiales

20 de Oct de 2020

Avatar del Guillermo A. Cochez

Guillermo A. Cochez

Columnistas

“ Recuerden a Willy que yo tengo familia”

A manera de recordatorio, ese fue el día que mazo en mano, el nuevo presidente debutó con su estilo particular de hacer gobierno

Ese fue el mensaje que el antiguo administrador de la Autoridad Marítima de Panamá, Roberto Linares, me envió a través del abogado Juan Carlos Araúz, del equipo de abogados de Grupo F, Figali. El pasado 10 de junio la fiscal tercera Anticorrupción, Zuleyka Moore, tomó declaración jurada a Linares, ya que el Ministerio Público investiga los hechos ocurridos en la Marina de Amador, debidamente concesionada a Figali, el 7 de julio, al inicio del Gobierno de Ricardo Martinelli en 2009. A manera de recordatorio, ese fue el día que mazo en mano, el nuevo presidente debutó con su estilo particular de hacer gobierno. Según ha dicho su extitular del MEF, Alberto Vallarino, tal acción —al margen de la ley— era un mensaje mediático que se quería enviar a la población. Como diría Tres Patines: ‘¡Habrase visto!'.

Linares, aparentemente molesto con mis tuits, le indicó a mi exalumno Araúz que si bien no usaba Twitter, los que yo enviaba a través de mi cuenta @willycochez, eran leídos por su familia y amigos. Eso lo tenía molesto, porque ‘él tenía familia'. De mis 285 000 seguidores debe haber muchos panameños y algunos chiricanos que se los deberán comentar. El exadministrador de la AMP confirma el poder de las redes sociales.

Le mandé a decir, por otros tuits, que Figali también tenía familia cuando le quitaron ilícitamente la Marina de Amador, sin orden alguna de la Corregiduría de Ancón, donde debieron haber tramitado un orden de lanzamiento; sin orden de la Policía Nacional y, peor aún, sin ninguna autorización de la entidad ‘dirigida' por Linares, la AMP, donde ni siquiera había sido ratificado por la Asamblea y donde no se debía un fuck... real. O sea que ni siquiera debió haber estado allí junto al director de la Policía, Gustavo Pérez, y los ministros del MEF, Alberto Vallarino, José Raúl Mulino de Gobierno y Justicia y Federico Suárez del MOP, todos cómplices de los hechos ilícitos perpetrados por la orden directa del presidente Martinelli, según confesó Roberto Linares. Todos serán llamados muy pronto a declarar por estos ilícitos que tanto perjuicio causaron a Jean Figali.

Al menos Linares dijo que todo lo que se hizo contra Figali ese nefasto día había sido orquestado desde la Presidencia, admitiendo que a él y a los ministros que lo acompañaron ese día los tomaron de tontos útiles. Linares comentaría, al concluir su declaración, su molestia porque Martinelli los ha dejado solos, sobre todo a las damas involucradas en todos los líos por él promovidos.

Me imagino que cuando tuiteé sobre la comparecencia de los mencionados exfuncionarios a responder por el abuso de autoridad y extralimitación de funciones en que incurrieron contra Figali dirán que ellos también tienen familia. Jean Figali, por toda la tramoya que le montaron desde la Presidencia, hasta preso estuvo, acusándolo de inexistentes delitos. Casi muere desangrado en la cárcel El Renacer, porque el entonces fiscal Ayú Prado no le permitió atenderse médicamente. Pero solo ellos tienen familia, esposa e hijos. Los demás poco les importan. Para algunos, al llegar al poder, se olvidan de todo.

Ahora los victimarios se quieren convertir en víctimas. Violaron a diestra y siniestra las leyes y los derechos de los demás, pero ahora claman que cuando se trata de ellos deben ser respetados. Asaltaron sin pudor alguno los tesoros públicos, pero cuando se les cuestiona dicen que estamos haciendo juicios mediáticos. Aplicando lo que nos dijo Jesús, perdieron las elecciones, porque al igual que el Maestro, el pueblo los echó con votos del Gobierno, como a latigazos a los mercaderes del templo.

ABOGADO Y POLÍTICO.