Temas Especiales

30 de Oct de 2020

Avatar del Alma Montenegro de Fletcher

Alma Montenegro de Fletcher

Columnistas

¿Es posible vencer el excesivo centralismo administrativo?

Existen prácticas injustificadas en la administración pública que tienen que ver con el comportamiento de una gran mayoría los políticos panameños

Existen prácticas injustificadas en la administración pública que tienen que ver con el comportamiento de una gran mayoría los políticos panameños, que cuando acceden a un cargo público se olvidan de que son ‘servidores públicos ' y que han llegado al poder por la voluntad de los ciudadanos expresada en las urnas.

Vemos cómo la confianza y esperanza de la gente se frustra por los políticos que utilizan su poder para servirse, y olvidan los principios éticos del servicio público.

Es oportuno recordar la máxima que, en una de sus últimas intervenciones, expresó el papa Francisco: ‘El que no vive para servir, no sirve para vivir'.

Y qué decir de las normas reguladoras de la descentralización, cuyo sustento se consagra con claridad en la ley fundamental, y que ha sufrido de la omisión deliberada, la tacañería institucional y por supuesto del afán de poder de una buena cantidad de políticos, que se olvidan, con intención, de que el desarrollo local bien planificado a nivel local, de cumplirse, beneficiaría a todas las estructuras del Gobierno, tanto municipales como nacionales.

Ojalá que la actual administración vea con luces largas un tema que puede contribuir a mejorar las condiciones de vida de la población de nuestro país, que clama y en poquísimas ocasiones reclama con fuerza sus derechos.

El proceso de descentralización demanda de voluntad política, compromiso y responsabilidad de las autoridades locales y del Ejecutivo, y el empoderamiento ciudadano.

Igualmente, exige una plataforma institucional-administrativa-financiera que genere una eficiente y equitativa asignación y dotación de recursos, oportuna y eficaz rendición de cuentas, fortaleza de la administración municipal y capacitación técnica del recurso humano.

La descentralización a la postre debe enrumbarse hacia buenas prácticas de gestión, transparencia y desarrollo humano, en procura del bienestar de la población panameña.

De ocurrir lo contario, este esfuerzo que hoy día se lleva adelante será en vano y el remedio podría resultar peor que la enfermedad, como lo es el excesivo ‘centralismo presidencialista' que impera en la actualidad.

EX PROCURADORA DE LA ADMINISTRACIÓN.