Temas Especiales

03 de Dec de 2020

David Acosta

Columnistas

Avalúos y reavalúos vs clase media trabajadora

Este artículo de opinión obedece a la trama y conjura que existe para que la clase media y trabajadora pague más impuesto

Este artículo de opinión obedece a la trama y conjura que existe para que la clase media y trabajadora pague más impuesto. Esta afirmación la tenemos en dos leyes: Ley 8 de 2010 (suspendida) y Ley 66 de 2015. Recordemos que la Ley 8 que revalorizaba todos los bienes del Estado como inmuebles, casas, apartamentos, terrenos y fincas agropecuarias causó una gran conmoción en el Gobierno de Martinelli por el pago de impuestos atrasados.

Ahora el presente Gobierno lo repite con la Ley 66 de 2015, que descentraliza la administración pública. Bien, el artículo 69 de la Ley 66 de 2015 toma en cuenta los artículos 788 y 789 del Código Fiscal que expresa que al vencimiento de los reavalúos, la Dirección Nacional de Información Catastral y Avalúos de la ANATI ‘que en caso de no poder pagar los impuestos de bienes inmuebles, tal como dispone el artículo 69 de la Ley 66 de 2015, en concordancia con lo dispuesto en los artículos 788 y 789 del Código Fiscal, se rematarán sus residenciales, terrenos y fincas agropecuarias que incluyen los bienes inmuebles de todos los residentes del país '.

Esta componenda jurídica aprobada por la Asamblea Nacional y sancionada por el Ejecutivo va a empobrecer más al pueblo panameño, y no lo podemos permitir.

Hay que rechazar las dos leyes, la de Martinelli y la de Varela.

Este pueblo no es bruto y el tiempo de la esclavitud pasó hace mucho tiempo, para que ahora alegremente se imponga.

Entre los diputados, solo recuerdo a la H. D. Zulay Rodríguez Lu, que se encuentra por todo el país advirtiendo a los panameños lo que va a venir con los avalúos y reavalúos.

Además, Zulay solicita al pueblo panameño que apoye la discusión del proyecto de ley 43 ‘que salva sus hogares '.

Es lo más conveniente.

Recuerdo que cuando Martinelli dispuso imponer los avalúos y reavalúos con la Ley 8 de 2010, los medios de prensa, radio y televisión recibieron todo tipo de escritos llenos de furia de la ciudadanía panameña por la imposición de dicha ley.

Los panameños pagamos muchos impuestos en todo lo que compramos: un paquete de chicles o una cajeta de fósforos, lo pagamos con impuestos y ahora nos vienen con hacha a cortarnos la cabeza.

La oligarquía millonaria no se cansa de explotar al pueblo panameño.

A como van las cosas, en Panamá solo tendremos dos clases de ciudadanos: ricos y pobres.

¡ALERTA - ALERTA - ALERTA! o nos comerán vivos.

PERIODISTA