Temas Especiales

19 de Apr de 2021

Avatar del Ernesto A. Holder

Ernesto A. Holder

Columnistas

Antes de que nos silencien

Mis deseos para todos los lectores es que tengan el mejor 2017 que puedan desear, lleno de salud y prosperidad

Antes de que nos silencien
Antes de que nos silencien

Si alguien no está enterado a estas alturas, posiblemente este sea mi penúltima entrega en La Estrella de Panamá bajo las actuales condiciones. El próximo lunes 2 de enero de 2017 podría ser la última. No dejo el espacio por mi propia decisión: luego de casi 10 años y 4 meses de ofrecer mi humilde opinión sobre una diversidad de asuntos; sino porque, este medio se ve forzado, injustamente, a suspender su publicación a partir del jueves 5 de enero próximo por designios de los Estados Unidos. Así de sencillo... así de injusto.

El miércoles estuve presente en la Plaza Porras, en la avenida Perú, para identificarme con los trabajadores de este rotativo y los del diario El Siglo. Estando ligado a este medio por tantos años, no solo era mi deber apoyar a los colaboradores del Grupo Editorial El Siglo - La Estrella de Panamá , GESE , por todos los retos que experimentarán para llevar adelante el sustento de sus familiares y atender sus asuntos personales. Sino además, por el valor incalculable que representa La Estrella de Panamá en la vida patria. Fundada en 1849, o sea hace 167 años, cada página publicada es un archivo valioso que da luces sobre el quehacer nacional desde ese entonces. Lo que ocurre con el diario en este tiempo que vivimos, también está siendo documentado y servirá para que las futuras generaciones evalúen lo actuado por los que defienden la libertad de poder informar, los que la vulneran y los que, sencillamente, no hicieron nada.

Representantes y dirigentes de todos los sectores de la vida nacional expresaron su apoyo decidido y se manifestaron vigilantes ante lo que ha de venir. En la nota publicada el día siguiente bajo la firma de la periodista Ana María Pinilla resalta lo expresado por el secretario general del Partido Revolucionario Democrático, Pedro Miguel González, cuando señaló que: ‘Nos solidarizamos con los trabajadores de GESE, pero también con todos los ciudadanos panameños que se han visto afectado por esta medida arbitraria, unilateral y violatoria de los básicos principios del derecho (...) Es fundamental ‘denunciar' la actuación de Estados Unidos y la aplicación de esta medida administrativa que ‘es una violación a la soberanía nacional'...'. González acusó al Gobierno nacional de ‘cómplice'.

Antes de que nos silencien quiero reafirmar mi preocupación por algunos de los temas de la vida nacional e internacional que no me dejan vivir en tranquilidad y que como ciudadanos tenemos el deber de atender, siempre pensando en que una mejor sociedad es posible. En ese sentido, y como plataforma importante para salvar el futuro de la Nación, reafirmo que: ‘debemos atender la parte humana del proceso de desarrollo y llegar a acuerdos a corto y mediano plazo para que las siguientes administraciones educativas, no solo se concentren en atender las necesidades técnicas o de infraestructuras del país, sino las de formación cultural y humanística. Deben ser planificados y consensuados como programas y mecanismos obligantes para su continuación a largo plazo para revertir la actual conducta social, política y cultural. Debemos pensar siempre que la sociedad que queremos construir a partir de este momento, debe incluir políticas educativas visionarias, que sean extensivas a todas las regiones poblacionales del país; que garanticen participación y equidad para todos y que propicien el mejor clima posible para el desarrollo personal'.

Lo de los tranques que vivimos a diario, en realidad es corregible y temporal. Estoy convencido de que eso se resolverá en el mediano a largo plazo. Pero otra de las cosas que nos amenaza como sociedad es el uso que se le da a los medios de comunicación. En ese sentido, señalé aquí que: ‘Una sociedad en desarrollo debe buscar en otras dimensiones del quehacer humano la fórmula para rescatarse del analfabetismo funcional, la mediocridad glorificada, la barbarie social y el bajo nivel cultural que mantiene a grandes sectores en clara desventaja'. (...) ‘Hay que salvar a la comunicación', dice el investigador francés Dominique Walton. ‘Salvarla' de su banalización, del vaciamiento de su contenido generados por lo que llama ‘la filosofía tecnológica y económica' que domina las reflexiones sobre el tema'. Los medios masivos de comunicación son una brutal amenaza para la salud y el desarrollo de la sociedad.

Continúo la próxima semana. Mis deseos para todos los lectores es que tengan el mejor 2017 que puedan desear, lleno de salud y prosperidad.

COMUNICADOR SOCIAL.