Temas Especiales

05 de Dec de 2020

Avatar del Guillermo A. Cochez

Guillermo A. Cochez

Columnistas

Presidente Varela: ESCUCHE

Conozco a Juan Carlos Varela desde que era niño.

Presidente Varela: ESCUCHE
Presidente Varela: ESCUCHE

Conozco a Juan Carlos Varela desde que era niño. Estuve relacionado con él por vínculos de afinidad. Admiré mucho a sus padres. En mi primera campaña en 1984 como candidato a legislador (hoy diputado), su progenitor, Luis J. Varela Arjona, junto a Felipe Motta, Jr. y Federico Humbert Azcárraga, fueron los titulares de la cuenta bancaria donde depositaba las contribuciones que recibía. Por esa relación con los Varela, al llegar Arnulfo Arias de regreso a Panamá en 1978, en el recorrido nacional que hizo, me tocó hablar en Pesé junto al doctor Arias, en representación de la oposición. El joven Juan Carlos estaba allí con nosotros. Siempre he considerado que es una persona sana y con buenas intenciones.

Sin embargo, eso no basta para ser un buen mandatario. De allí que me atrevo a darle algunos consejos, que para algunos podrían parecer atrevidos, pero siento que ante la situación de crisis que vive el país y la casi inexistente credibilidad que tiene su Gobierno, el presidente debe tener oídos prestos para oír lo que panameños interesados en el porvenir nacional tienen que decir.

El presidente no escucha a nadie. No se reúne con nadie. Carece de asesores. Cuando ocurrió la crisis de Panama Papers , en uno de mis escritos en La Estrella de Panamá le sugerí que debía reunirse con quienes tenían una posición diferente a él frente al tema, como el expresidente Pérez Balladares, asunto sesgado por él por su estrecha relación con Fonseca Mora. Nunca lo hizo y todavía ese tema lo persigue. Sabe que Movin lo apoyó durante la campaña y nunca ha sido capaz siquiera de escucharlos en dos años y medio de mandato. Su reacción frente a lo que Movin planteó criticando a su Gobierno fue pueril; de gente que pareciera lo único que espera es el aplauso.

Jamás ha promovido reuniones con gremios como la Cámara de Comercio, Sindicato de Industriales, Capac, Apede, sindicatos y la sociedad civil. No escucha a nadie y pareciera no interesarle lo que tienen que decir quienes cuestionan su mandato, no por adversarlo, sino por su preocupación por lo que ocurre. Seguro estoy de que muy buenas ideas le aportarían para manejar la profunda crisis que tiene frente a sí.

Presidente: Escuche. Todos queremos que haga un buen Gobierno. ... Recuerde que el país es de todos y no solo de los miembros de su partido y mucho menos de sus amigos.

Al igual que el Ministerio Público, de quien se asegura que recibe directrices de la Presidencia, el mandatario ha manejado el tema de Odebrecht bajo presión; solo actúa porque siente que está perdiendo el control por los cuestionamientos que se le hacen. Se le advirtió que no dieran más contratos a los brasileños porque ya había informes sobre sus prácticas corruptas y Marcelo Odebrecht estaba preso; no atendió esas lógicas advertencias. Ahora, lo último que dice es que pueden investigar las obras que durante su mandato se han adjudicado. Un poco tarde y solo porque se siente presionado.

Presidente Varela: en ocasiones usted parece más interesado en apaciguar las aguas de los problemas internos de su partido político. Su deber no es ese; le corresponde atender al 100 % los problemas nacionales. El fracaso de la ATTT es inmenso, pero esa es una parcela que no quiere quitarle a su copartidario, el diputado Santana. Tiene toda clase de líos en la Marítima, pero no quiere tomar acciones allí por no enturbiar las aguas de dirigentes afectos a usted en su partido. Hay ministerios donde usted no se mete a resolver nada porque no confía en los ministros. A pesar de contar con propuestas para resolver la crisis de la basura, este problema cada día se pone peor. El agua cada vez escasea por más tiempo, sobre todo en los sectores populares. Nadie puede entender que a muchos educadores por más de un año no les entregaron su salario.

Existe la impresión de que no hay coordinación dentro de su Gobierno. Prueba de ello fue el desmedido aumento de las tasas de registro único vehicular y el absurdo de los 35 millones que pretendían gastar en la inexplicable remodelación del parque Omar, donde en ambos casos tuvieron que echar hacia atrás casi que el mismo día.

Presidente: Escuche. Todos queremos que haga un buen Gobierno. Hay muchos panameños dispuestos a ayudarlos a que cambie de rumbo y enderece la nave del Estado, que nadie quiere que naufrague. Recuerde que el país es de todos y no solo de los miembros de su partido y mucho menos de sus amigos.

ABOGADO Y POLÍTICO.