Temas Especiales

12 de Aug de 2020

Avatar del Rafael Carles

Rafael Carles

Columnistas

El reto de PepsiCo

Vamos a esperar y ver si PepsiCo en esta ocasión rompe la tradición de la industria y cumple su palabra..

El reto de PepsiCo
El reto de PepsiCo

El anuncio resonó en Wall Street y Park Avenue como una onda tectónica en el fondo del Pacífico: ‘Pepsi reducirá el azúcar de sus bebidas'. ¿Será cierto?, fue nuestra primera pregunta. Y si es verdad, ¿por qué tardaron tanto tiempo? Las preguntas sobre este tema tal vez nunca tendrán respuestas, a menos que algún día Wikileaks publique información acerca de las interioridades de la industria de sodas.

Independientemente del trasfondo y las razones de mercado, PepsiCo propuso recientemente un plan de sostenibilidad con miras a reducir 100 calorías de por lo menos dos tercios del volumen global de su cartera de bebidas azucaradas para el año 2025. Además, informó que al menos tres cuartas partes de su volumen global de alimentos no excederá 1.1 gramos de grasa saturada por cada 100 calorías y que al menos tres cuartas partes de su volumen global de alimentos no excederá de 1.3 miligramos de sodio por caloría.

Es decir, PepsiCo entendió el mensaje de las autoridades de salud y los grupos organizados de consumidores y decidió actuar en concordancia con el pensamiento de los científicos independientes y en sintonía con la opinión pública que demanda productos más saludables. Sin embargo, existe una brecha entre lo que Pepsi propone en el informe y lo que nos gustaría saber. Por ejemplo, ¿qué proporción de bebidas de PepsiCo ya tienen menos de 100 calorías por cada 12 onzas? Pepsi fabrica una variedad de bebidas que cumplen con ese objetivo: Gatorade, las aguas embotelladas, refrescos de dieta, etc. También queremos conocer ¿cuál es el plan de marketing y si cambiará el monto asignado a la comercialización de opciones saludables versus versiones tradicionales que contienen niveles altos de azúcar?

Las preguntas son válidas porque la historia de las embotelladoras de soda en la reducción de azúcar no es alentadora. En 2009, PepsiCo se fijó el objetivo de reducir en un 25 % la cantidad promedio de azúcar agregada en sus bebidas para el año 2020. ¿Saben cuál fue el resultado? Hasta el momento, un aumento del nivel de azúcar promedio del 4 %. El asunto es que PepsiCo se metió en problemas con sus inversores y accionistas que querían mayores ganancias y utilidades, y obligaron a su ‘management' a intensificar la comercialización de sus bebidas con la cantidad regular de azúcar.

La propuesta reciente de PepsiCo señala también que la compañía está trabajando intensamente para encontrar fórmulas de reducir el azúcar y que ‘estos esfuerzos podrían producir un progreso significativo'. Ojalá que esto sea así y que al final lo hagan. Hasta ahora, solo tenemos conocimiento de una hoja de ruta que explica cómo la compañía planea alcanzar su nivel más bajo de azúcar: reformulación, crear nuevas bebidas sin calorías, tamaños más pequeños y promoción de bebidas bajas en calorías. Pero la verdad es que deseamos que PepsiCo haga todas estas cosas, a pesar del desafortunado récord en promesas de reducir el azúcar de las embotelladoras. Vamos a esperar y ver si PepsiCo en esta ocasión rompe la tradición de la industria y cumple su palabra.

Pero también pensamos que seguramente este anuncio está diseñado para tranquilizar las iniciativas de impuestos de soda que se avecinan en muchas partes del mundo. Tanto Coca Cola como PepsiCo están invirtiendo millones de dólares en la lucha contra los impuestos a través de su membresía en la American Beverage Association. Las dos embotelladoras quieren jugar el papel de buen vecino y tener así sus cosas aseguradas en ambos sentidos: aparentar que promueven bebidas saludables mientras al mismo tiempo luchan incansablemente contra las medidas de salud pública para reducir la ingesta de refrescos.

Vamos a darle a PepsiCo el beneficio de la duda y confiamos que cumpla con sus promesas, mientras esperamos igualmente que las iniciativas para aumentar los impuestos a las sodas se promulguen y pasen en cada una de sus instancias. La última vez que PepsiCo intentó posicionarse como promotor de la salud, sus inversores se angustiaron y demandaron acciones concretas a sus gerentes. En 2012, los accionistas se disgustaron con el CEO de PepsiCo, Indra Nooyi, por concentrarse en obtener ingresos de productos saludables, informó Business Insider. La noticia leía: ‘PepsiCo continuará haciendo todo lo posible para promover sus productos más rentables. Estos, por desgracia, tienden a ser los de azúcar completo'. Anhelamos que PepsiCo ordene sus verdaderas prioridades y que en esta ocasión, decididamente, tome las acciones propuestas y las cumpla. Estaremos vigilantes.

EL AUTOR ES EMPRESARIO, CONSULTOR EN NUTRICIÓN Y ASESOR EN SALUD PÚBLICA.