07 de Oct de 2022

  • Avatar del Mireya Lasso

    Mireya Lasso

Columnistas

¿Podríamos atraer un centro regional de Amazon?

Al concurso concurrieron ofertas de 268 ciudades o regiones de Estados Unidos; quedaron reducidas a 20 semifinalistas

¿Podríamos atraer un centro regional de Amazon?
¿Podríamos atraer un centro regional de Amazon?

La empresa creada hace 24 años por un visionario del llamado ‘e-commerce' es hoy un gigante del comercio minorista vía Internet. Jeffrey Bezos, hijo adoptivo de inmigrante cubano de origen español, comenzó por vender libros por Internet en 1994 desde un pequeño garaje. Con espíritu emprendedor expandió su oferta de servicios de venta y entrega de productos y hoy controla el 17 % de Amazon, empresa con una capitalización de cientos de miles de millones de dólares. Su fortuna personal está calculada en más de US$100 mil millones.

¿A qué vienen estos comentarios? No solo al espíritu emprendedor de este individuo que comenzó prácticamente de cero, sino al singular concurso que ha abierto su empresa para seleccionar una ciudad en su país en donde instalar una segunda sede que ya resulta necesaria porque la sede original en Seattle no se da abasto para lograr entregas más rápidas y confiables, frente a nuevas competencias y dadas las distancias a cubrir en el menor tiempo posible.

Al concurso concurrieron ofertas de 268 ciudades o regiones de Estados Unidos; quedaron reducidas a 20 semifinalistas. Los requisitos básicos del concurso exigían que fueran áreas metropolitanas de un mínimo de un millón de habitantes y que disfrutaran de una actitud favorable a la empresa privada y protectora del medio ambiente. Los beneficios que obtendrá la ciudad o región finalmente escogida serán muy deseables: una inversión de más de US$5000 millones en infraestructura necesaria y un mínimo de 50 000 empleos directos.

¿Algún día podríamos aspirar a una parte siquiera de esos beneficios y convertirnos en un centro regional de distribución de sus productos y mercancías a Centroamérica y al Caribe? ¿Qué factores favorables tenemos y cuáles nos harían falta? En alguna medida la idea que impulsó la creación de la Zona Libre de Colón fue, en su momento, un servicio parecido por la fácil comunicación ofrecida por nuestra posición estratégica a vendedores y compradores.

Tenemos la posición geográfica de siempre. Pero hoy tenemos un canal ampliado que nosotros mismos controlamos y administramos con eficiencia comprobada; tenemos un centro aeroportuario en plena expansión para servir millones de pasajeros anualmente en el futuro próximo y nuevas facilidades para el manejo del aumento previsto de carga aérea; tenemos una recién estrenada amplia vía terrestre de la capital a nuestra frontera oeste y se oyen algunas voces que parecen favorecer algo similar para unirnos a la frontera este; tenemos anuncios de estudios serios de factibilidad para la construcción de un ferrocarril de pasajeros y carga también en dirección occidental del país. Por tierra, mar y aire parecemos tener una conectividad apropiada.

¿Respiramos un ambiente amigable hacia la empresa privada? El desarrollo de Panamá desde el saqueo posinvasión de 1989 hasta el presente se debe indiscutiblemente al empuje y denuedo de la empresa privada que, con sus aplausos y quejas, es el principal promotor del progreso que hoy registran las cifras económicas, reconocidas mundialmente.

¿Tenemos un entorno amigable con el medio ambiente? Hay bastante por hacer para conservar nuestros manglares, nuestros bosques tropicales, nuestras aguas fluviales, nuestras quemas en veranos de material vegetal, etc. Pero no es nada que no podamos lograr, si todos realizamos la importancia que tiene tomar estos temas con la seriedad debida.

¿Qué nos falta? El factor humano capacitado y bien remunerado. Y volvemos al problema de una educación cónsona. Necesitamos preparar individuos como ofrecen las ciudades precalificadas, entre ellas: Atlanta, Boston, Chicago, Dallas, Denver, Los Ángeles, Miami, Newark, Nueva York, Filadelfia, Pittsburg. ¿Tenemos Jeffrey Bezos en Panamá? ¿Tenemos educación que los forme? ¿Sería imposible? ¿Es mucho soñar?

EXDIPUTADA