La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Roberto Montañez

Columnistas

China y Panamá, una asociación estratégica

En este año de 2018 se conmemora el 40° aniversario del lanzamiento de la iniciativa de reforma y apertura de China socialista por Deng Xiao ping

En este año de 2018 se conmemora el 40° aniversario del lanzamiento de la iniciativa de reforma y apertura de China socialista por Deng Xiao ping, tras décadas de agitación y guerra civil se establece la República Popular China en 1949, bajo el liderazgo del Partido Comunista, un proceso donde se eliminan las barreras ideológicas e institucionales para impulsar el desarrollo de la gran nación, un liderazgo político que emprendió la construcción de un sistema ajustado a las circunstancias, el camino del socialismo con peculiaridades chinas.

El Partido que arriba el 23 de julio a sus 97 años de fundación con una membresía de 85 millones de afiliados, su principal mérito haber sacado al país de una economía estropeada por la guerra. El mundo ha presenciado la transformación social más amplia y más profunda en su historia, a tal punto que en el 2021 China tendrá la clase obrera y la clase media más grande del mundo, revirtiendo su destino para ponerse en un firme camino hacia la prosperidad.

En su trayectoria coherente el liderazgo chino demostró que para lograr la revitalización nacional era urgente responder a su gente impulsando la reforma y apertura desde el Pensamiento de Mao Zedong, la Teoría de Deng Xiaoping, la Teoría de la Triple Representatividad y la Concepción Científica del Desarrollo hasta el Pensamiento de Xi Jinping sobre el Socialismo con Peculiaridades Chinas en una nueva era.

China ha recorrido su propio camino de revolución y desarrollo socialista, a tal punto que el mundo ha visto la transformación de un país débil y menos desarrollado a una nación próspera que rompe con el modelo de desarrollo del Occidente y concibe un patrón de modernización más adecuado a sus necesidades. Un socialismo con peculiaridades chinas.

China está avanzando hacia el objetivo de construir de forma integral una sociedad rejuvenecida y modestamente acomodada para el año 2021, mientras desempeña un papel cada vez más importante para salvaguardar la paz mundial, promover la globalización económica y mejorar la gobernanza global. Un liderazgo político comprometido en la tarea de eliminar grandes riesgos y controlar la contaminación. Al tiempo que desarrolla las áreas de ciencia, tecnología e industria, mientras proporciona sabiduría y soluciones a los problemas del mundo entero. Hoy día China libra una lucha sostenida contra la corrupción, tal como advierte Xi Jinping, que no está dirigida a cazar moscas, sino tigres. Además se encuentra inmerso en tres arduas batallas: la prevención de riesgos financieros, la reducción de la pobreza y el control de la contaminación.

China defiende el sistema comercial multilateral y el libre comercio en la OMC, así como el Acuerdo de París para enfrentar conjuntamente el cambio climático, mientras participa activamente en los esfuerzos de mantenimiento de la paz de la ONU y en la búsqueda de soluciones justas y razonables para conflictos internacionales.

El liderazgo chino ha firmado acuerdos de cooperación de la iniciativa de la Franja y la Ruta con 80 países y organizaciones, ha promovido la construcción de 75 zonas de cooperación económica y comercial en 24 países a lo largo de la ruta. Un proyecto que busca interconectar Asia, África y Europa, a través de la inversión en infraestructuras de puertos, carreteras, trenes de alta velocidad y puentes. Por tanto, los estudios para la construcción de un ferrocarril hasta la frontera tica es un eje transversal que beneficiará a mediano plazo a la economía panameña.

China no se adapta a los tiempos, sino que los lidera, por tanto la pregunta obligada en la antesala de un año electoral es ¿cuál será la agenda estratégica que defina el liderazgo panameño frente al impacto de las inversiones chinas en obras de comunicación, energía e infraestructuras portuarias? Las ofertas electorales para mayo de 2019 tendrán que contemplar cómo asumir el desafío de encender los motores de la prosperidad. Un reto competitivo que reclama la urgente capacitación de técnicos y profesionales panameños; así como de eficientes controles migratorios con una política laboral inclusiva, a riesgo de que el país se convierta en una atractiva bolsa de trabajo regional.

Como dice un refrán chino, que ‘el último paso de un viaje marca siempre el punto intermedio'. Xi Jinping realizará este año su cuarto viaje por América Latina con una visita oficial a Panamá a principios de diciembre, pues ese punto intermedio marca la importancia de nuestra conectividad estratégica. No hay que esperar a que los acontecimientos ocurran, hay que tener el valor de hacer historia. Por tanto, el liderazgo panameño debe encausar los músculos financieros de China hacia proyectos de desarrollo inclusivo y sostenible del país.

ABOGADO Y ANALISTA INTERNACIONAL.