La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Avatar del Jaime Flores Cedeño

Jaime Flores Cedeño

Columnistas

La lucha de los universitarios contra el alza de la electricidad

Universitarios, gremios docentes, medios de comunicación y la sociedad civil manifestaron su descontento

Hace algunos meses escribíamos sobre el alto costo de la vida en Panamá, que ha provocado el deterioro del poder adquisitivo de las capas bajas y medias del país, las cuales hacen un gran esfuerzo para mantener su estatus cada mes. Los gastos escolares, en alimentos, vivienda, salud, transporte, recreación familiar y combustible, por mencionar algunos, van en aumento, sin que haya ente gubernamental que haga frente a esta angustiante situación. Esto se debe a que los gobiernos de turno desde la invasión de 1989, han respondido a intereses de los clanes oligárquicos de la economía que buscan fortalecer a los grandes sectores industriales, comerciales y bancarios del país, dejando a un lado las necesidades del pueblo que clama una pronta solución a sus problemas sociales y económicos, entre ellos, el alto costo de la vida.

Con respecto a este último tema, el gobierno propuso la semana pasada un nuevo aumento a la electricidad, hecho que generó una ola de protestas en todo el territorio, por parte de avicultores, trabajadores organizados, gremios docentes, independientes, medios de comunicación, redes sociales y de la Universidad de Panamá. Las manifestaciones públicas provocaron que el Ejecutivo llamara a conferencia de prensa en la noche del viernes 13 de julio con el propósito de suspender el precitado aumento. Esta decisión se convirtió de forma inmediata en un triunfo para el movimiento popular organizado que en unidad dijo ‘No al aumento de la electricidad', al igual como lo hizo meses antes en oposición al Decreto Ejecutivo 130, sobre actualización catastral, que también fue derogado, fruto del descontento nacional.

Me permito destacar en el marco de esta lucha el papel protagónico, decisivo y determinante que dio lugar a la suspensión del aumento de la electricidad de dirigentes universitarios como: los profesores José Álvaro, Presidente de la APUDEP, Damián Espino, Secretario General de la ASEUPA, Raúl González, defensor de los universitarios, decanos, administrativos, y destacados líderes estudiantiles pertenecientes a distintas agrupaciones y asociaciones de esta primera Casa de Estudios Superiores. Debo mencionar, que algunos de estos dirigentes recibieron heridas producto de la represión policial, como fue el caso, de Wilfredo Gómez, dirigente de ANTUP y el propio profesor Álvaro, quien también resultó con lesiones en la piel, al igual que un número considerable de estudiantes. Ponderamos en estos términos el rol de las autoridades universitarias que aprobaron firmes pronunciamientos de apoyo y solidaridad con el pueblo panameño.

Es importante acotar, que la Universidad de Panamá, ha sido desde su fundación en 1935, la- Conciencia Crítica de la Nación- por ser un centro académico de estudio, debates, análisis, investigaciones, luchas y propuestas, cuyos resultados han redundado de forma positiva en la sociedad, en todas la áreas del conocimiento científico, técnico, social y humanístico.

En cuanto a la acción de cierres de calles que se dan a diario en nuestro país, en demandas de justas reivindicaciones (agua, vivienda, seguridad, trabajo, salud, educación, reparación de vías, etc.), si bien es cierto, pueden afectar a terceros, estos son el resultado de la inoperancia política de los que han dirigido el país, que lejos de atender las problemáticas sociales de manera preventiva, esperan que estas estallen, para proceder a mandar a los antimotines primero, y luego, cuando ven que la unidad del pueblo está tomando fuerza, deciden convocar a diálogos o suspender sus medidas, como se dio con el aumento de la electricidad. Se puede estar a favor o en contra de los cierres de calle, pero lo que no debemos dejar de señalar, es que los gobernantes por décadas le han prestado poca o ninguna atención a otros métodos de protestas (reuniones en las aceras, vigilias etc.) que a pesar de ser correctas, no tienen mayor efecto en las autoridades.

Los estudiantes y gremios organizados de la Universidad de Panamá, deben tener presente, que a lo largo de la historia sus protestas siempre han sido cuestionadas por personajes que están al servicio del poder económico y algunos políticos que cuando están en oposición aplauden los cierres, pero estando en gobierno los rechazan. Todos ellos son pasajeros, no obstante, el sentir patriótico, digno y honesto de los universitarios, es permanente, y está por encima de este tipo de efímeras apreciaciones.

La Universidad de Panamá, seguirá siendo la luz en la oscuridad, como lo avizoró su padre fundador el doctor Octavio Méndez Pereira, y el lugar por excelencia donde se forma la juventud panameña, bajo un espíritu crítico, cívico y democrático, pilares relevantes de una sociedad que proyecta alcanzar sus metas de desarrollo con equidad, participación y justicia social.

ABOGADO E HISTORIADOD

==214==========

Cuando ven que la unidad del pueblo está tomando fuerza, deciden convocar a diálogos o suspender sus medidas como se dio con el aumento de la electricidad