Temas Especiales

02 de Apr de 2020

Avatar del Marco A. Gandásegui, Hijo

Marco A. Gandásegui, Hijo

Columnistas

Las ciencias sociales latinoamericanas en Buenos Aires

La hegemonía es un concepto que se introdujo en los análisis sociológicos y políticos hace cien años.

Voy en dirección —en este momento, 8 a. m., que usted tiene el diario en sus manos— hacia la Universidad de Buenos Aires, Argentina, donde participaremos en una mesa redonda sobre la situación de EE.UU. en esta coyuntura que pareciera muy confusa. También, junto con el grupo de trabajo de Estudios sobre EE.UU. de Clacso, presentaremos el quinto libro de una serie que sigue de cerca lo que llamamos la ‘crisis de hegemonía' de ese país.

La hegemonía es un concepto que se introdujo en los análisis sociológicos y políticos hace cien años. Lenin, el revolucionario ruso, lo utilizaba. Quien desarrolló y profundizó el concepto fue el italiano Antonio Gramsci. Un grupo social dominante tiene hegemonía cuando los demás sectores de una sociedad creen que su pensamiento es universal.

En la actualidad, los sociólogos liberales norteamericanos, los funcionarios de la ‘comunidad de inteligencia' de EE.UU., hasta los corredores de la bolsa de valores de Nueva York, utilizan el concepto para tratar de entender los procesos contradictorios y conflictivos de nuestros tiempos. La ‘crisis de hegemonía' significa que algo está cambiando en la manera en que vemos y pensamos el mundo. Durante la segunda mitad del siglo XX, EE.UU. era la potencia hegemónica en el mundo. Tenía la economía capaz de lanzar al mercado —a escala global— mercancías en abundancia, su poderío militar era incontestable, su cultura seducía a todos los que entraban en contacto con su estilo de vida y sus activos financieros estaban presentes en todas las transacciones.

Los panelistas del grupo van a discutir cómo EE.UU. ha perdido algo de su ‘hegemonía' en los últimos 20 años. Hay 3000 actividades planeadas en la 8ª Conferencia de Ciencias Sociales. Clacso tiene 100 grupos de trabajo con investigadores de todos los países de la región. Además, la Conferencia está abordando la pobreza, la democracia, los grupos étnicos y la mujer, así como la juventud y la educación. Sería muy largo enumerar todos los temas.

El grupo de trabajo de Estudios sobre EE.UU. presentará su quinto libro que lleva como título ‘EE.UU. contra el mundo –Trump y la nueva geopolítica'. Analiza las políticas públicas del presidente Trump. El mandatario norteamericano ha sido muy polémico cuando plantea que los esfuerzos por crear un mundo globalizado deben detenerse y, en su lugar, hay que volver a un sistema competitivo de Estados-naciones que velen por sus propios intereses. Es obligatorio incluir en el panel la discusión sobre las recientes elecciones que no le dieron ‘carta blanca' a Trump. Este tendrá que buscar caminos alternativos para lograr sus objetivos.

El debate en torno a EE.UU. en la Conferencia de Clacso es un abreboca para la próxima reunión del G-20 en Buenos Aires. Terminando la reunión de los científicos sociales latinoamericanos en la capital argentina, llegarán el presidente Trump y los otros mandatarios del mundo. Entre ellos Xi, Putin y Merkel. Se pronostican serias divergencias entre los líderes mundiales, en gran parte debido al nuevo rumbo que le ha dado Trump a la política exterior de EE.UU. Por un lado, los europeos sienten que Washington les está cortando el piso, por el otro, los rusos ven cada vez más difícil convertirse en socios de la gran potencia y, además, los chinos todavía no salen de su sorpresa por la declaración de guerra comercial.

En lo que respecta a América Latina, Trump levantó la bandera de Monroe que proclama ‘América para los (norte) americanos'. No hay espacio para disidencia ni diálogo. Los países que no están de acuerdo con los términos que impone Washington son atacados, aislados y derrocados. Los que resisten, lo hacen con dificultades y privaciones, sufriendo las consecuencias de las sanciones. En la cumbre del G-20, los líderes europeos tienen la esperanza de que Trump se retracte, en parte, de lo que ellos llaman su nacionalismo. Creen que los resultados electorales recientes lo habrán ablandado un poco. Los rusos por su lado esperan señales de acercamiento. Los chinos, en cambio, aparentemente no tienen apuro. Llegarán al G-20 exhibiendo sus avances sociales y económicos que tienen al mundo asombrado desde hace casi 20 años. ¿Son señales de la pérdida de hegemonía de EE.UU.? Los europeos no saben qué hacer, los rusos no se deciden y China aparenta seguridad en el futuro.

Todo indica que la Conferencia de Clacso, en una primavera que enaltece a Buenos Aires, está resultado en un gran éxito.

EL AUTOR ES PROFESOR DE SOCIOLOGÍA DE LA UP E INVESTIGADOR ASOCIADO DEL CELA.