Panamá,25º

21 de Jan de 2020

Ricardo Enrique Molinar

Columnistas

Colón, ciudad luz

Como una pausa en el tiempo se guardó el enojo de los colonense, el cual era evidente por los resultados de la mal llamada renovación de las 16 calles y avenidas de la ciudad de Colón, una provincia con una  extensión territorial de 4.

Como una pausa en el tiempo se guardó el enojo de los colonense, el cual era evidente por los resultados de la mal llamada renovación de las 16 calles y avenidas de la ciudad de Colón, una provincia con una  extensión territorial de 4.868,4 km² y una población de 294,060 habitantes, caracterizada por la convivencia de dos vertientes culturales de ascendencia africana: la afroantillana, que surgió con la llegada de los norteamericanos al inicio de la construcción del Canal de Panamá, y que trajo consigo una gran cantidad de negros antillanos, principalmente de Jamaica, Barbados, Trinidad y Tobago y las Antillas menores, para realizar el trabajo pesado en estas construcciones. Estos inmigrantes trajeron su cultura antillana angloparlante y se manifiesta hasta el día de hoy en la gastronomía, religión y música.

La otra vertiente cultural es la llamada “afro colonial”, que existe desde la conquista española y está ligada a la trata y trasiego de esclavos africanos. Éstos dejaron como legado el baile congo, en donde predomina la seducción y sensualidad entre el hombre y la mujer. Sus vestidos son confeccionados con retazos de tela que dejaban sus antiguos amos (tradición realizada por sus antepasados). (wikipedia.org/wiki/Provincia de Colón). En este territorio se observan grandes bondades comerciales, de primer nivel competitivo, comparable con cualquier región turísticas del Caribe. Se resaltan sus playas, paisajes y ríos, con los más altos estándares culturales del mundo, aunado a las estructuras que datan desde las conquistas de los españoles a América. Aunada a su posición geográfica envidiable, que permite la entrada y salida del Canal de Panamá del Atlántico al Pacífico y viceversa. Colón cuenta con los puertos más importante del país y para muchos de Latinoamérica. Y desde el siglo pasado también posee el único ferrocarril de Panamá que une por vía terrestre los océanos más comerciales del mundo. Además posee una zona franca convertida en el centro de exportaciones e importaciones de América, sumado al aeropuerto de talla internacional.

Recordamos frases de muchos gobernantes que han inclinado su mirada en beneficio de la región. Resalto la de Guillermo Endara, presidente emblemático que en su campaña de 1989 pregonaba: Colón mi querido Colón mira cómo te han abandonado y recientemente recalcamos a Laurentino Cortizo, quien repetitivamente manifiesta: Colón es una tierra de gente noble y buena. Además en la administración gubernamental del pasado quinquenio se reubicó una gran cantidad de residentes del casco de la ciudad en el nuevo proyecto de Altos de Los Lagos, el cual será continuado por las actuales autoridades. Es evidente que esta acción social, gubernamental mejoro el estado de vida de muchos colonenses, sin embargo, queda pendiente canalizar alternativas económicas que propicien la plena convivencia de todos, en un ambiente aceptable, donde todos tengamos acceso al crecimiento y desarrollo económico, sin tener la necesidad de depender de la manutención permanente de los gobiernos de turno.

Se ha demostrado la capacidad académica, cultural y deportiva de los colonenses, solo nos queda comprender que somos parte de la solución y que tenemos en nuestras manos la superación de los obstáculos históricos que no nos han permitido entender que somos una “ciudad luz”.

Docente Universitario