29 de Nov de 2022

Columnistas

El populismo: pan para hoy, hambre para mañana

“Tengamos mucho cuidado de no caer en los tentáculos del populismo, que algunos políticos ven como su salvación”

Originalmente, los socialistas o régimen de izquierda o demócratas de avanzada le ofrecían al pueblo, como política del régimen, toda clase de “beneficios”, a cambio de su respaldo. Creían que con eso ganaban gran popularidad.

Posteriormente, los gobernantes del centro o de la derecha consideraban que aplicando esas mismas políticas “populistas” obtendrían, eventualmente, más popularidad. En poco tiempo, tanto los unos como los otros, fracasaron en sus estrategias.

Esos países se quedaron sin dinero para cumplirles lo que bondadosamente les otorgaban a sus seguidores. Para continuar dándole sus dadivas, llegaron, como último recurso, al empréstito. El país muy pronto quedó endeudado y con el repudio del pueblo que se sentía engañado.

Esas políticas que fracasaron solo necesitan ver lo sucedido en Venezuela y Cuba, como pronto se verá tristemente en otros países.

Todo gobernante debe darle trabajo al ciudadano y oportunidad, que él se sienta orgulloso de todo lo que obtiene por su esfuerzo y que no se lo regalaron. El presidente de una nación debe sentirse orgulloso de tener una sociedad formada por trabajadores y no por vagos que les pueda elevar su “populismo”.

Se popularizó, hace algunos años, la frase: “no le des al ciudadano el pez, sino enséñalo a pescar”.

Carlos Alberto Montaner, un gran escritor con influencia en distintos países de habla hispana, como Panamá, ha escrito varios artículos y ha dado muchas interesantes charlas sobre el “populismo”.

Considero oportuno, sin tomar en cuenta si es de izquierda o de derecha, enumerar algunas características que -según él- son comunes en los Gobiernos para poder saber si son “populistas”, como los presidentes, sus naciones y sus partidos, entre ellas. Da muchos detalles sobre los mismos.

Por lo regular, esos Gobiernos tienen en común reformas a la constitución, lo que les permite -piensan ellos- continuar en el poder y seguir obsequiándoles “beneficios” a la población. Ellos están seguros de contar con el respaldo popular y poder seguir dándoles las dadivas y otros “regalos” que han acostumbrado al pueblo a recibir con su política “populista”. No se han dado cuenta de que al final el dinero se acaba y terminan perdiendo el respaldo y las simpatías del pueblo que ha sido engañado.

Estos dictadores “populistas”, para poderlos conocer, trascienden a las instituciones como: Adolfo Hitler, Fidel Castro, Hugo Chávez y Nicolás Maduro, entre otros, han llevado a sus países a la ruina y miseria.

Importantes estadistas y conferencistas, con gran prestigio internacional, como: Plinio Apuleyo, Mario y Álvaro Vargas Llosa, entre otros, se han referido al tema relacionado sobre el “populismo” y cómo ha tenido su efecto negativo en distintos países.

Tengamos mucho cuidado de no caer en los tentáculos del populismo, que algunos políticos ven como su salvación.

Empresario