30 de Nov de 2021

Columnistas

El monumento a Balboa

“Muchos años han pasado y también han cambiado muchos monumentos. Están en sitios diferentes a los que originalmente fueron colocados”

Dos exploradores que hicieron historia en Panamá. Pedrarias Dávila (Pedro Arias de Ávila) y Balboa (Vasco Núñez de Balboa). Uno, Pedrarias, fundó la ciudad de Panamá y Balboa descubrió el Mar de Sur. Entre ambos había una gran rivalidad y mucha antipatía, que llegaba hasta el odio.

Pedrarias controlaba mucho más territorio, armas y tenía las simpatías de los reyes españoles. Apenas se le presentó la ocasión detuvo a Balboa, lo encarceló, lo enjuició y luego lo decapitó.

Balboa descubrió el Mar del Sur. En la comitiva que le acompañó estaba Francisco Pizarro, quien posteriormente conquistó el Perú y sacó todo el oro y la plata que pudo y los envió a España.

En Panamá, recordamos a Vasco Núñez de Balboa. Tenemos un gran monumento a Balboa, en la avenida adyacente al mismo que lleva su nombre, que es muy transitada.

En la Revista Épocas se narró, con todos sus detalles, el acto de la inauguración de este por el Dr. Belisario Porras.

El presidente Porras, se había puesto en comunicación, en 1913, con el rey de España, que era en esa época Alfonso XIII, quien acogió con gran entusiasmo la idea de regalarle a Panamá un monumento que honrara al insigne navegante, que se ha colocado frente al océano Pacífico que descubrió.

Una multitud muy grande se congregó frente a la estatua de Balboa para escuchar las palabras del presidente Porras, quien manifestó, entre otras cosas, lo siguiente: “Héroe, aquí quedarás como una reparación y como un ejemplo y modelo de tu raza. Que los jóvenes de mi país aprendan a ser sufridos y emprendedores como tú y se guarden de las envidias y de las bajas pasiones de sus enemigos.

Que sigas aquí como recuerdo de la madre España que le dio al mundo soldados de hierro, héroes sufridos, que dominaban el mar y con todos sus peligros y las tierras desconocidas y todos los enviados que la habitan, conquistadores valientes y sin miedo. Bien aquí, Vasco Núñez de Balboa, a orillas de este mar que descubriste, contemplándolo y oyéndolo con amor. Bien estás aquí, consagrado a la admiración de mi pueblo y de mi raza y de todos los hombres que pasen siguiendo tus huellas y pagándote el tributo que te es debido. ¡Insigne héroe sin igual!”.

Muchos años han pasado y también han cambiado muchos monumentos. Están en sitios diferentes a los que originalmente fueron colocados. Uno fue destruido, el del presidente Roosevelt de los EE. UU. Se le acusa de ello a una batallonera, copartidaria de Noriega, que fue muy conocida en San Miguelito.

Balboa descubrió el Mar del Sur y con ello abrió nuestro destino al mundo.

Empresario

***