Temas Especiales

18 de Ene de 2022

Columnistas

Expectativas y desafíos para la logística panameña

“[…] debemos seguir avanzando hacia la digitalización de nuestra cadena de suministro”

Sin duda alguna, la COVID-19 y la crisis sanitaria del 2020 ha marcado al mundo, su población, perspectiva, economía y, por supuesto, su logística. Panamá, a pesar de sufrir los embates de la pandemia, pudo replantear la estrategia de negocios de las organizaciones en tener que adaptar toda su gestión de productos y servicios, y migrar a una cadena de suministro con mayor enfoque global y camino a la transformación digital. El Canal de Panamá batió su récord de tránsito de carga en el año fiscal 2021, dentro del periodo del 1 de octubre de 2020 al 30 de septiembre de 2021, con el paso de 516 millones de toneladas, pese a la crisis global por el congestionamiento de puertos. Ese tonelaje ascendió a un 8.7 % con respecto al periodo anterior del 2020. (https://www.france24.com/es/minuto-a-minuto/20211028-canal-de-panam%C3%A1-bate-r%C3%A9cord-de-carga-pese-a-crisis-global-en-cadena-de-suministros). Es importante señalar que los expertos mundiales indicaban que la crisis de la cadena de suministro global fuese una crisis a corto plazo, pero con la entrada de la nueva variante ómicron y una supuesta cuarta oleada, pudiera impactar en la cadena de suministro global, que, a todas luces, se extenderá al año 2022. La combinación de un año de interrupciones, la escasez de contenedores, las congestiones portuarias, alzas de fletes y la escasez de buques en las ubicaciones adecuadas seguirán creando una situación en la que la demanda de carga supera con creces la capacidad disponible. Desde marzo 2021, el comercio internacional se vio afectado por todas las consecuencias que en el mediano y largo plazo traería la crisis de la cadena de suministro, los recortes en cuanto a los trabajadores portuarios, la reducción de barcos en las navieras y el cierre de agencias logísticas, fueron algunas de las principales consecuencias de la falta de movimiento de contenedores marítimos, la gran parte quedándose estancada en Europa y, especialmente, en Estados Unidos.

Pareciera que la crisis global de la cadena de suministro se relaja y da un respiro a las compras navideñas, pero de igual forma estos indicios hay que tomarlos con cierta cautela, ya que la pandemia sigue siendo la barrera de retrasos, el transporte de mercancías va cogiendo algo de ritmo, y eso es bueno para fabricantes y usuarios.

Las expectativas para la logística panameña rumbo al 2022, frente a la cadena de suministro global, es poder seguir dinamizando más los servicios conexos en el sector, que busquen garantizar calidad, confiabilidad y seguridad del manejo de “commodities”, ser resilientes en todo el flujo de la cadena y tener alta visibilidad dentro del proceso logístico. La estrategia de negocios de algunos fabricantes en ubicarse en el hub logístico panameño ayuda a mejorar el movimiento de su producción cerca del consumidor final y el país, por nuestra posición geográfica, los nuevos patrones en el consumo energético y el comercio electrónico seguirán siendo motor importante para la adquisición de productos y servicios a través de los diferentes medios que hayan implementado las empresas, lo que implica que debemos seguir avanzando hacia la digitalización de nuestra cadena de suministro.

Logístico y docente universitario.

***