Temas Especiales

28 de Ene de 2022

Columnistas

2021, otro año aleccionador

“Damos gracias a Dios por los avances y esperamos rectificar los errores que se llevará este año que está por culminar: gracias, 2021, por tus enseñanzas; bienvenido, 2022, con todas tus esperanzas”

Definitivamente, el desarrollo del año 2021 no es más que el producto corolario del 2020 con todas sus fuerzas niveladoras. Desde los cuatro confines del mundo, la diplomacia no dejó cambiar y evolucionar.

Desde cambios de tendencias ideológicas, problemas migratorios, cambio climático, relevos de poder en el ajedrez político, la crisis generada por la COVID-19 se hicieron sentir. Hace un año de la llegada de las vacunas contra este catastrófico virus, pero a la vez, y de manera paralela, surgieron durante el año nuevas variantes del mismo, llevando a preguntarnos “¿hemos avanzado?”, “¿o estamos en el mismo lugar de partida dentro de este laberinto?”.

Si bien es cierto, una de las ventajas de la llegada de las vacunas y su campaña de inmunización sin precedentes en la historia de la humanidad es que ayudó a frenar el número de muertes y hospitalizaciones; en muchos países, donde se han logrado niveles altos de inmunización, el número de hospitalizados y pacientes en salas de cuidados intensivo se ha reducido drásticamente, amén de los avances y alientos de recuperación económica. Con la llegada del 2021, se retiraron los confinamientos y encierros, recuperándose la movilidad y la capacidad de desplazamiento en la mayoría de los países del mundo.

En términos políticos, desde la toma del Capitolio, el asesinato del presidente de Haití, movimiento prolibertad en la caribeña isla de Cuba, elecciones amañadas y dudosas en Nicaragua, la elección sorpresiva de una presidenta en Honduras y hasta la elección de la izquierda en Chile marcaron el ajedrez político en el continente americano.

En el aspecto social, la diplomacia internacional estuvo teñida por los movimientos migratorios en el subcontinente americano, siendo Panamá, como paso obligatorio de estas afluencias, uno de los afectados por todo lo que esto significa desde el punto de vista económico, su impacto social y, sobre todo, desde el punto de vista de salubridad.

En el continente europeo este escenario social, durante el 2021, no fue diferente, aunque con saldos negativos, pues, la Organización Internacional de Migraciones (OIM) contabiliza en más de un millar el número de muertos en la ruta del Mediterráneo hacia territorio de la Unión Europea.

El fin de la era Merkel también fue uno de los fenómenos de política exterior europea, el asedio ruso hacia la frontera de Ucrania tiene al mundo en vilo y tensión, aunque Rusia ha manifestado que no tiene intenciones de invadir o agredir a Ucrania la presencia de tropas a cada lado de la frontera es preocupante.

En cuanto a clima y medio ambiente, el año 2021 nos permitió recuperar algo del terreno perdido en este tema, pues, los principales líderes del mundo, reunidos en Glasgow, permitieron formalizar inicios de acuerdos ambientales durante el COP26 en noviembre. Uno de los éxitos a destacar durante este encuentro es el compromiso de detener y revertir la deforestación hasta el año 2030, pacto alcanzado por los más de un centenar de países, los cuales conservan más del 85 % de los bosques del planeta.

En resumen, uno de los principales desafíos de este año 2021, fue cumplido el cual fue detener el número de fallecidos por la COVID-19, producto de la inmunización por vacunación, el mundo comenzó a tener alivio. La ausencia de conflagraciones en el planeta también fue buena señal de una mejor ejecución de la diplomacia internacional; salvo los resultados en Nicaragua, hubo elecciones importantes en Centroamérica y Suramérica, donde pareciera que la izquierda moderada y centrada comenzó a ganar espacios.

En cuanto a los aspectos migratorios, aún queda mucho por hacer, pues coincide un número importante de factores que conlleva a esa situación, y este próximo año, si hay mayor control de la pandemia, parece que se incrementará por la mayor movilidad e inmunización. El tema migratorio es una materia pendiente que heredará el 2022.

La situación político-social en Haití y sus indicios de Estado fallido, deben ser objeto de preocupación y temas primordiales de cualquier agenda o encuentro en la región; temas electorales en Nicaragua y cualquier alteración del orden constitucional, en cualquier unidad política en el subcontinente, también merecen vigilancia.

Definitivamente, fue un año con saldo positivo para muchos, quedamos pendientes aún en temas sensitivos para la región y el mundo y, por supuesto, no todos los temas de la palestra mundial pueden enunciarse en este corto artículo.

Damos gracias a Dios por los avances y esperamos rectificar los errores que se llevará este año que está por culminar: gracias, 2021, por tus enseñanzas; bienvenido, 2022, con todas tus esperanzas.

Diplomático de carrera.