Temas Especiales

24 de May de 2022

Columnistas

Dr. Octavio Chong, 'in memoriam'

“[...] trayectoria ejemplar, digna de ser imitada por la juventud que, habiendo estudiado Medicina, elija Psiquiatría como especialidad”

A prima noche del pasado domingo 17 de abril de 2022, trascendió el Dr. Octavio Chong, verdadero prototipo de una especie en evidente riesgo de extinción, dotado del don de la sanación, de la voluntad por servir a sus semejantes y con gran dominio del arte de escuchar, herramientas que dispuso, con generosidad, en el desempeño de su pasión, la psiquiatría, escenario enigmático, porque el tratar con las funciones más complejas del cuerpo humano y al mismo tiempo, las más difíciles de conocer, medir y manejar, como son las facultades mentales está reservado a muy pocos y el Dr. Chong, supo hacerlo con sorprendente habilidad y singular eficacia.

Fue un médico de vocación, consagrado, como pocos, que se condujo dentro del más estricto respeto y observancia de los valores éticos, anteponiendo, siempre, la dignidad, la integridad y el bienestar de sus pacientes; de aquí que fuera reconocido como el gran profesional que fue; bástenos reafirmar aquí lo que la mayoría absoluta, sobre todo de los familiares de sus pacientes, expresaban, al dar testimonio de la recuperación de los pacientes a su cargo, todo lo cual le hiciera merecedor del reconocimiento de aquellos que tuvimos el honroso privilegio de verlo desplegar su ciencia y su arte; trayectoria ejemplar, digna de ser imitada por la juventud que, habiendo estudiado Medicina, elija Psiquiatría como especialidad.

Tavito Chong, como le llamaban sus parientes cercanos y fuera del ámbito profesional, fue genuino, transparente y de pocas palabras, pero siempre las precisas y requeridas; que, por su alto concepto de la amistad, se ganó el afecto de todos los que tuvimos el privilegio de tratarlo y compartir con él, tiempo de calidad y vivencias memorables.

Se distinguió por su espíritu de solidaridad, conciencia social y permanente disposición a procurar soluciones y apoyar, indistintamente, a quien se lo pidiera, sin esperar recompensa alguna; otra de sus virtudes fue el valor de su palabra, que tenía la densidad propia de quienes la respetan; de igual modo su profundo sentido de la gratitud.

Aunque es absolutamente comprensible el profundo pesar que deja tras su partida, estoy convencido de que su esposa y compañera, incluso desde antes de que culminara sus estudios en México, resguardará su legado, como referente para todos y cada uno de sus descendientes y familiares. Para todos en nuestra familia fue un honor contar con su amistad y su permanente presencia ... Paz a su alma.

Dado en la ciudad de Chitré, a los 21 días del mes de abril de 2022.

Médico