Temas Especiales

02 de Jun de 2023

Columnistas

'Nearshoring' y el futuro del empleo logístico e industrial en Panamá

“[…] capitalizar el potencial industrial y logístico de Panamá a través del “Nearshoring” dependerá de nuestra capacidad para atraer las inversiones necesarias para hacerlo realidad y generar empleos dignos [...]”

McKinsey & Company presentó un informe en la reciente Conferencia Anual Marítima, destacando la potencialidad de Panamá para atraer inversiones de “Nearshoring” o “reubicación de negocios cerca de los mercados de consumo”, como Estados Unidos.

Las compañías multinacionales están empezando a cambiar los flujos globales y por ende sus cadenas de abastecimiento para servir mejor al mercado principal que es Estados Unidos. “Dada la proximidad geográfica que existe entre Centroamérica, México y Estados Unidos, esta región se vuelve muy interesante; y obviamente Panamá puede tener esta oportunidad”, indicó Amalia Toro, socia de McKinsey & Company en Panamá.

Las industrias con un alto potencial para relocalizar sus negocios y movilizar sus cadenas de abastecimiento, son las de dispositivos médicos, semiconductores y componentes electrónicos, computación y electrónica y farmacéutica. En menor grado figura la industria automotriz, equipos eléctricos, maquinaria, químicos, y aeroespacial.

Impacto regional del “Nearshoring” en inversiones y empleo

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) estima que el “Nearshoring” representa para América Latina un impacto económico de $78 mil millones a corto y mediano plazo. México ha sabido capitalizar estas oportunidades y para el primer trimestre del 2023 atrajo $13 mil millones en nueva IED, 75 % de la inversión extranjera recibida en el 2022.

Este “boom” ha elevado hasta en 400 % la oferta de empleo en los estados del norte de México, principalmente en localidades fronterizas.

El anuncio de la megafábrica de Tesla en Monterrey ($5 mil millones, 6 mil empleos) y los planes de expansión de BMW ($875 millones) subrayan la perspectiva de crecimiento para el mercado industrial de México.

Costa Rica espera atraer $1500 millones de IED en el 2023, listando a su talento humano como principal fortaleza, lo cual le permite destacar en un sector de alto valor agregado como Ciencias de la Vida, relacionado principalmente a la manufactura de Dispositivos Médicos avanzados.

Panamá necesita atraer inversiones para generar empleos formales

El Informe de McKinsey tiene particular relevancia en estos momentos, cuando la minería y energía han acaparado la atracción de Inversión Extranjera Directa (IED), así como liderizado la formación de capital en Panamá.

Sin embargo, los 6 sectores que generan dos tercios de los empleos privados dejaron de ser atractivos para la inversión privada y algunos de ellos pudieran verse directamente beneficiados por la potenciación del “Nearshoring” en Panamá.

Estos sectores son comercio, construcción, logística, industria, hoteles/ restaurantes y otras actividades de servicio, los cuales, como bloque, entre el 2012 y 2022, sólo generaron empleo informal. Estas actividades hoy representan 4 de cada 5 nuevos empleos, así como 9 mil de los 10 mil nuevos trabajadores informales que, según el INEC, todos los meses se incorporan a la economía.

En el 2017, Mitradel tramitó 445 mil nuevos contratos laborales, versus 240 mil en el 2022. Es decir, 205 mil asalariados y cotizantes menos en 5 años, al tiempo que pasamos de generar unos 1900 nuevos informales por mes (2017) a más de 10 mil (2022).

Hubo expansión en sectores donde se dieron inversiones privadas importantes, como minería, energía y educación, pero el 90 % de la contracción laboral ocurrió en 4 sectores: construcción (50 %), hoteles y restaurantes (19 %), comercio (14 %) e información y comunicaciones (7 %), reducciones directamente relacionadas a menores niveles de inversión privada en estos sectores.

En el 2023 estamos generando 34 % menos empleos formales y más del triple de los informales que en el 2019.

Potencial impacto laboral del “Nearshoring” en Panamá

Ubicación geográfica, conectividad, Canal y dolarización de la economía son algunos de los puntos fuertes de Panamá, mientras que el costo laboral, la dificultad para encontrar personal calificado y el elevado costo de la energía son puntos débiles a superar, en función de las industrias que se desee atraer.

La logística y la industria, alimentan a más de 280 mil familias panameñas. Ambas actividades se verían positivamente impactados por el desarrollo de la actividad de “Nearshoring”, potenciando así el impacto social de las zonas francas establecidas en el país.

No obstante, ambos sectores muestran elevadas tasas de informalidad laboral (61 % y 64 %, respectivamente, a abril 2022), reflejo de un alto grado de incertidumbre en el clima para la inversión privada.

En este contexto, capitalizar el potencial industrial y logístico de Panamá a través del “Nearshoring” dependerá de nuestra capacidad para atraer las inversiones necesarias para hacerlo realidad y generar empleos dignos, así como de la instrumentación de planes de formación técnica alineados con los requerimientos del sector productivo.

Asesor empresarial.