Temas Especiales

18 de Sep de 2020

Joseph Gregory Barrios Rodríguezopinion@laestrella.com.pa

Opinión

Bares y discotecas, en 'cuidados intensivos' tras la covid-19

Lamentablemente el panorama para bares y discotecas no está claro. Más que la necesidad de la sociedad de tener ocio, está el gran número de trabajadores que se están viendo afectados con el cierre de cientos de negocios

Desafortunadamente una de las actividades más comunes para el ser humano,el ocio, han resultado fuertemente afectadas desde que el pasado 14 de marzo, cinco días después del primer caso de covid19 en el país y nueve días antes de que se decretara la cuarentena total en el país, los bares y discotecas fueron uno de los primeros negocios cerrados a causa del coronavirus y hasta la fecha, no se define con claridad cuando podrán abrir sus puertas y funcionar con normalidad. 

De acuerdo con los dueños o empresarios miembros de la Asociación de Restaurantes, Bares y Discotecas (Arbyd) las intenciones de reapertura se mantienen a pesar del futuro incierto en el que se encuentran, por ende, han tomado la iniciativa de enviar una propuesta de protocolos para cuando llegue el momento de abrir, aunque aseguran que por el momento no han tenido una respuesta clara por parte de las autoridades.

La Arbyd está conformada por alrededor 546 empresas a nivel nacional y se estima según información y análisis internos del gremio, que más de un 40% de las empresas han cerrado completamente desde el día uno (alrededor de 218 empresas), y lo delicado de esta situación, es que probablemente un 20% de ellas difícilmente podrán volver a abrir sus puertas (alrededor de 109 empresas), lo que traería consigo un incremento del desempleo y muchos hogares afectados directamente.

¿Pero cuanto les va a costar abrir nuevamente? Es difícil determinar con precisión eso dado que la inversión estimada para abrir los negocios dependerá del tamaño e instalaciones del negocio.

La primera reapertura de restaurantes que se dará el día 28 de septiembre de 2020, donde inicialmente se exige que sólo podrían atender clientes aquellos que contaran con áreas abiertas como terrazas y luego "flexibilizaron" las medidas estableciendo parámetros de solo 4 personas por mesa con mamparas divisoras para lugares cerrados; sabemos que no todos los locales podrán cumplir con estas exigencias y muchos tendrán que permanecer cerrados. 

Al realizar un cálculo general, los gastos para reapertura en equipamiento sanitario y de bioseguridad para un local pequeño, por ejemplo, de entre 100 a 150 metros cuadrados oscilan sería al menos de $2,000.00 a $3,000.00 dólares, lo cual afecta en mayor escala la posibilidad de que muchos locales que durante 6 meses no han percibido ingresos. Así las cosas, difícilmente puedan tener la solvencia necesaria para adquirir estos nuevos equipos sanitarios para su "posible" reapertura; esto sin mencionar, la deuda de alquiler pendiente que tendrán acumulada con los arrendatarios de los locales, a la cual tendrán que hacerle frente con una reapertura parcial y con restricciones de no más del 25% al 50% de clientes dependiendo del local.

Lamentablemente el panorama para bares y discotecas no está claro y más que la necesidad de la sociedad de tener ocio, distraernos y disfrutar espacios de para convivir, está el gran número de trabajadores que se están viendo afectados, familias enteras que dependían del ingreso de aquellos que llevan toda una vida trabajando como bartender, meseros, dj, animadores, cocineros, aseadores, promotores y empresarios en quiebra.

Definitivamente los bares y discotecas de Panamá están en “cuidados intensivos”y por el bien de las familias vinculadas directa e indirectamente a este sector, el gobierno nacional no deber dejarlos abandonados.

El autor maestrando en Administración de Negocios con Especialización en Gerencia Estratégica en la Universidad Interamericana de Panamá