07 de Oct de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Opinión

Hago una pausa y regreso en enero

A partir de hoy me dispongo a tomar un mes de vacaciones. Hago una pausa y retomo mis funciones en el mes de enero. Sin embargo, quiero ...

A partir de hoy me dispongo a tomar un mes de vacaciones. Hago una pausa y retomo mis funciones en el mes de enero. Sin embargo, quiero aprovechar el espacio de hoy para despedirme momentáneamente y a la vez analizar los primeros ocho meses de trabajo como defensora del lector del Diario La Estrella de Panamá.

Lo primero es que la tarea no es nada fácil, aunque ya sabía que no tenía por qué serlo. Vigilar el desempeño ético de los periodistas y además publicar una columna diciendo en qué nos hemos equivocado, produce desazón porque los errores en este oficio son involuntarios, o por lo menos deben serlo.

En estos meses han sido varios y muy diferentes los reclamos que he recibido, y cada uno requería de una atención particular y una buena investigación.

Por ejemplo, desde los inicios de mis funciones, en mayo del 2012, incluso tuve que lidiar con un reto que me lanzó una lectora, ella quería probar si yo efectivamente cumplía con el principio de la libertad de expresión y escribió una carta cuestionando mis columnas. Y la publiqué.

A lo interno de la redacción también observé ciertas incomodidades, pero ese es el trabajo y sencillamente hay que hacerlo.

La columna de la defensora o la página dedicada a los lectores puede que no sea agradable para los periodistas, editores y directivos, pero a pesar de lo doloroso que es, un periódico no se puede dar el lujo de obviar que se equivocó; por ende, debe rectificar, y a tiempo. Y esas son las razones que justifican la publicación de la página.

Cada vez que toca escribir la columna sobre alguna falla de un compañero —como es lógico y humano— me genera tensión, especialmente porque se trata de un colega. Al fin y al cabo, también soy periodista y entiendo muy bien la profesión. Pero esa es mi función.

El próximo año será de retos y desafíos en el ámbito periodístico porque en Panamá las campañas políticas suelen iniciar con un año de antelación, así que voy a renovar fuerzas y a descansar de los tranques para retomar mis funciones el próximo mes de enero. Hasta luego.

DEFENSORA DEL LECTOR