28 de Nov de 2022

Gastronomía

Alta gama de Marqués de Cáceres en cata

Los sabores y aromas de vinos excepcionales fueron degustados por los asistentes a esta velada que estuvo a cargo de Joel Martínez

La invitación se dio por parte de Spirits Wine Group, para conocer de la mano de Joel Martínez, director de exportaciones de Marqués de Cáceres, algunos vinos de alta gama de su bodega.

Martínez, francés de nacimiento, pero descendiente de españoles lleva 15 años en la empresa y vive en Logroño, donde está ubicada la bodega.

La presentación inició con una breve reseña histórica de Marqués de Cáceres, fundada por Enrique Forner en 1970, aunque su padre ya se había dedicado al vino desde principios de siglo, pero la familia viajó al exilio durante los años de dictadura en España.

En Francia, los Forner se dedicaron también a la actividad vitivinícola, convirtiendose en propietarios de dos chateaux.

Los Forner regresan a España con toda la intención de hacer vinos españoles y así lo hizo Enrique Forner quien se dedicó a su empresa hasta 2007 cuando se retiró y quedó al mando su hija Cristina, actual presidenta de la empresa.

La bodega Marqués de Cáceres considera haber revolucionado el concepto del vino de Rioja con un modelo empresarial enfocado en calidad.

Los invitados fueron recibidos con una copa de Satinela, semi dulce 2014 , elaborado con una selección de parcelas de viñas viejas de más de 30 años en La Rioja Alta... Con 95% de viura y 5% de malvasía, este producto de vendimia tardía, con uvas sobremaduradas tiene su vinificación en depósito de acero inoxidable... La fermentación se detiene con tratamiento pro frío y logra generar 32 gramos de azúcar por litro.

El vino tiene un color paja con ribete oscuro. En nariz, notas de flores blancas y frutas tropicales. En boca, se desenvuelve con frescura para llegar a un fondo de fruta untuosa...

La velada continuó con Verdejo Rueda , 100% verdejo, con uvas de viñedos propios en Serrada y La Seca. La vendimia es nocturna y su elaboración se lleva a cabo en depósitos de acero inoxidable.

Tiene un color pajizo, verdoso, en nariz es brillante, intenso, con aromas cítricos. En boca, es amplio y refrescante. Da paso a sabores de toronja, manzana verde y maracuyá. Tiene un largo retrogusto. El experto recomienda consumirlo idealmente en sus primeros 24 meses.

Pasamos a los tintos con MC 2009 , vino de autor, 100% tempranillo. Es elaborado en añadas excelentes con uvas de 5 parcelas para un total de 11.2 ha. con parras de entre 65 y 90 años de edad.. Su bajo rendimiento ofrece uvas con gran concentración de sabor. Es un vino de corte joven.

Cuenta con 15 meses de guarda en barricas nuevas de roble francés y 6 meses mínimo de afinado en botella. Su producción es limi tada, de solo 89 barricas. Martínez recomienda consumirlo entre sus 3 y 6 años, aunque puede guardarse por más de 15.

Es oscuro, profundo, con ribetes granate en la copa... Tiene una intensidad aromática marcada, una explosión de aromas frutales, balsámicos, cuero y regaliz. En boca es potente, goloso, con amplio retrogusto.

Continuamos con Gaudium 2004, vino icono de la casa, de alta expresión, con 95% de tempranillo y 5% graciano. De acuerdo con Martínez, el tempranillo aporta la identidad del Rioja, frutal y con taninos suaves, mientras que las graciano ofrecen un toque floral. Es elaborado con una selección de 6 parcelas con un total de 11.7ha. con parras de un promedio de 70 años de edad, aunque algunas alcanzan más de 120 años. Tiene de 18 a 20 meses en barricas nuevas de roble francés y tiene una producción limitada de 94 barricas y 2 años mínimo de afinado en botella. Su consumo es óptimo entre los 6 y 15 años, aunque su potencial de guarda sobrepasa los 20 años.

Su color es intenso, rubí oscuro con ribetes negros. Su aroma es perfumado, complejo, elegante. En boca, revela cuerpo, notas de madera y especias como la canela y la vainilla. Sus taninos se integran con una riqueza frutal. Su retrogusto es largo, resistente.

En la guía Peñín este vino alcanzó los 95 puntos, mientras que en la guía Proensa, 99 puntos.

El punto culminante de la noche se logró con el Gran Reserva 1985 , un obsequio que la bodega hiciera a sus distribuidores en Panamá por alcanzar una privilegiada posición en ventas.

El gran reserva es elaborado con 85% tempranillo, 8% garnacha tinta y 7% de graciano de una selección de viñedos de 35 a 50 años de edad y algunos de entre 65 a 85 años.

cuenta con una guarda en barricas de roble francés nuevas y de segundo vino, de 26 meses y un afinado en botella de mínimo 4 años. Su consumo es óptimo entre los 7 y 15 años, pero su potencial de guarda supera los 20 años.

El vino que cerró la cata alcanzó los 30 años de edad. Por esta razón, su color ha perdido algo de intensidad, mantiene aromas de frutas y especias. Es suave en boca, con taninos suaves, sin astringencia alguna.