Temas Especiales

17 de Jan de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

De perredé a perredé

Compañero Ramiro, nosotros abandonamos la línea del general Omar Torrijos y quien recogió la bandera, le dio un beso y la lleva hacia ad...

Compañero Ramiro, nosotros abandonamos la línea del general Omar Torrijos y quien recogió la bandera, le dio un beso y la lleva hacia adelante es Ricardo Martinelli. Y déjame decirte compañero que él, claro que está loco, pero no es pendejo. Se aseguró los “hierros”, haciéndole justicia a la Fuerza Pública, echándoselos al bolsillo, por si Varela y su camarilla tenían en mente meterle una zancadilla para apoderarse de la silla.

Justicia social, es lo que el pueblo está viendo en Martinelli, no solo los que votaron por él, sino los que no fueron a las urnas y los que votaron por nuestra propuesta (Balbina) o, por Guillermo “Causa Justa” Endara.

Justicia social que no fue capaz de proporcionarnos nuestro secretario general y presidente de la República, Martín Torrijos Espino, porque más importante era cuidarle las espaldas a su primo Hugo, a Figali, hacer negocios, Cinta Coimera, etc., etc. y no hacerle justicia a las mujeres que fueron destituidas sin respetar el fuero maternal, a los trabajadores portuarios, a los trabajadores ferroviarios, a los de la Ley 25, a los miles de panameños que se les adeuda seis (6) partidas del Décimo Tercer Mes.

Proyectos como la Descentralización de los Municipios no los impulsó antes porque el “Poroto” se lo iba a llevar Juan Carlos Navarro, a quien por razones que yo desconozco, Martín Torrijos detesta. Si queremos levantar de las cenizas al PRD tenemos que volver a la doctrina que nos enseñó Omar Torrijos. Él jamás diseñó un partido político para que se convirtiera en cueva de ladrones. Ministro que se rebuscaba, ministro que botaba.

Si se ha de reformar el reglamento interno del PRD, lo primero que se debe ordenar es que ningún miembro del CEN del partido ocupe puesto dentro del Gobierno. El que aspira a un puesto dentro de la más alta dirigencia del partido, debe saber que se le elige para que dirija el partido y no el país. Es el partido quien debe llevar a sus mejores hombres y mujeres a ocupar puestos públicos para lograr una gobernabilidad con equidad, y sobre todo con sensibilidad social y de justicia.

*Periodista.agraell@hotmail.com