Temas Especiales

27 de Nov de 2020

Domingo H. Turner III

Columnistas

2015: año de los suelos y la ACP

La FAO, en fechas recientes, ha declarado como año internacional de los suelos al 2015.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), en fechas recientes, ha declarado como año internacional de los suelos al 2015. Apartado por nombrar en nimiedad ésta cualquier tema de año internacional, ante todo, el referido representa un asunto de vital importancia. Dado que apareja, pues, íntimamente ligado al cambio climático moderno. ¡Contaminamos la atmósfera y el suelo!

Partiendo de los problemas apareados menester al descomunal desarrollo de las ‘fuerzas productivas’ albergadas por el capitalismo, entendido donde se expanden anárquicamente, la degradación de los suelos moderna nos revierte a un dilema de crucial importancia tanto como la conservación de las fuentes hídricas para consumo humano. Concretamente, el 33 % de la litósfera del planeta está hoy degrada y amenaza continuar aumentado su deterioro, mientras que cada centímetro de tierra ha tardado mil años en formarse. Así, pues, la aridez, erosión, acidificación, deforestación, sobrepastoreo, agricultura de roza y quema, contaminación, etc. del suelo, entretanto, carece de contar con una gestión sostenible. La fertilidad natural, ciclo de carbono, filtración de agua y bloque natural para inundaciones y sequías como funciones primordiales del suelo para brindar la alimentación y fuente natural de todo cuanto se produce corren grave riesgo. En contumacia, para grave perjuicio de la población mundial, esto es, pagan justos como pecadores.

Es sabido por todos que la ACP, desde la reversión del Canal a propiedad del istmo, como atribución legal, dentro del área canalera cumple las exclusivas funciones de: administración, mantenimiento y conservación, saneamiento, ampliación, y salvaguarda y protección de la Cuenca Hidrográfica, bosques tropicales y suelo de esta área de vital importancia para el istmo. Todos estamos al tanto, también, de que con esfuerzos y responsabilidad, mientras ha sabido cumplir eficientemente las arduas tareas de la modernización del Canal, tras las condiciones arcaicas en las que nos la devolviera apuradamente la administración del Gobierno estadunidense. Aun cuando no todo cuanto relumbra es oro, bajo su responsabilidad, ha emprendido la enorme controversial ‘ampliación’, conocida desembozadamente su incosteabilidad. Asimismo, contra viento y marea, la impuso echar andar contando con la aprobación de solo una tercera aparte de la ciudadanía en el amañado referéndum que convocara para su aprobación. Nos toca, sin embargo, la ingrata labor de recordar a los panameños(as) que bajo su administración, con prevaricación, el Lago Miraflores se encuentra salinizado, puesto que durante la estadounidense jamás cumplió. Asimismo, guardando absoluto silencio, ha ocultado la inminente salinización del Lago Gatún. Que empezará a cobrarse tan pronto eche a andar su magistral ‘ampliación’. De lo cual, para consumo potable, depende el 50 % de nuestra población.

Asimismo, añadiremos que la ‘deforestación’ es parte del área canalera que no se detiene. Eventualmente, produciéndose la salinización del Lago Gatún, su filtración al subsuelo será consecuencia inevitable para ‘degradación’ del suelo. Sucintamente, en el año internacional de los suelos, esperamos que consecuentemente la ACP responda ante su responsabilidad por: deforestación, contaminación, acidificación y erosión del suelo en perjuicio nacional.

*DOCENTE UNIVERSITARIO.