Temas Especiales

31 de Ene de 2023

  • Víctor Paz

Columnistas

¿Nacionalismo virtual o real?

Contemplo con mucha curiosidad cómo ha venido surgiendo un nuevo sabor de nacionalismo. Algo que he decidido nombrar ‘Web-nacionalismo '; porque s...

Contemplo con mucha curiosidad cómo ha venido surgiendo un nuevo sabor de nacionalismo. Algo que he decidido nombrar ‘Web-nacionalismo '; porque solo se manifiesta en Internet. Sin embargo, ¿por qué no en el mundo real? En algunas ocasiones me ha tocado reubicar a ciencia y paciencia a ciertos extranjeros del tipo ‘soy refugiado pero me creo dueño ', ante la mirada impávida y muda de muchos panameños totalmente pasivos. Por otro lado, quisiera saber cuántos de estos ‘web-nacionalistas ' escuchan bachata o ballenato, ven novelas colombo-venezolanas, comen arepa y hablan (aunque sea de broma y eventualmente) como paisas o chamos…

El Gobierno pasado flexibilizó demasiado los mecanismos migratorios, bajo la excusa de un progreso inflado a la fuerza, en un país que no estaba preparado. Porque el progreso no se inventa con plata prestada; surge de un proceso de desarrollo gradual e integral. Entre tanto, aprovecharon la coyuntura para desacreditar a los trabajadores panameños, bajo el supuesto de que los extranjeros eran mejores. Y nosotros, como siempre desunidos, no vimos llegar el problema que recién ahora nos toca a la puerta.

Habiéndose caído el teatro, hemos comprobado (y no solo por lentitud de la actual administración) que dicho crecimiento no fue ‘tal ' ni era sostenible. Pero nos quedó el problema de los extranjeros en Panamá. Que, dicho sea de paso, va más allá de un insulto esporádico hacia todos los panameños, proferido por uno que otro inadaptado. Han aumentado y recrudecido la delincuencia en nuestro país. Por un lado, los emprendedores no adinerados devaluaron la mano de obra e invadieron (saturaron) el gran mercado profesional - no regulado panameño. Por el otro lado, el de los inversionistas adinerados, ayudaron a justificar el aumento del costo de la vida, ya fuera con su propio estilo de vida burgués o por las insuficientes y tibiamente remuneradas plazas de empleo que pudieron haber generado en Panamá.

¿Usted quiere ver emprendedores nacionales? Váyase a cualquier semáforo. Los verá llegar temprano en la mañana, y salir de noche. No hablan bonito y la mayoría son morenos o enrazados, pero panameños. Fíjese en las noticias, ¿cuántos buhoneros nacionales se quejan de que el Gobierno los desfavorece por los extranjeros? Y no solo ellos, sino muchos panameños de diversas profesiones y disciplinas vienen quejándose de que en Panamá existe un marcado desbalance público-privado a favor de los extranjeros, heredado de la pasada administración y mantenido en la actual.

Detrás de cada chino en Panamá, está la comunidad china. Detrás de cada venezolano, está la comunidad de venezolana. Porque ellos entendieron el significado de la palabra ‘solidaridad ' y se apoyan para triunfar. Detrás de cada panameño en Panamá hay un vacío, un abismo, porque nadie nos acuerpa. Más bien, deberíamos decir que en contra de todo panameño están los propios panameños (incluyendo Gobiernos traidores, elegidos y pagados por nosotros mismos). Ahora bien, todos sabemos que eso no lo cambia una camiseta de la selección o una discusión en la Web...

La base del nacionalismo real no es odiar al extranjero, sino amar al nacional. Está muy bien que defendamos a nuestro país de los malos inmigrantes, pero hay que entender algo antes. Un hijo que no quiere a sus hermanos, jamás amará a su madre... Si no redescubrimos el verdadero afecto y solidaridad hacia nosotros mismos (no solo en la juerga), terminaremos entregando a Panamá a los extranjeros, aún disfrazándonos de xenofóbicos.

INGENIERO EN SISTEMAS.