28 de Nov de 2021

Columnistas

Destaponar Darién = destaponar Panamá

“(Se) […] impone el uso visionario de empoderar nuestra frontera con Colombia, mediante un Proyecto de Estado, […], para instalar una zona de intercambio comercial norte-sur”

La reciente oleada migratoria ha hecho resaltar la presencia geográfica del curiosamente llamado Tapón del Darién; área impresionante de espesa selva, con una superficie de aproximadamente 8000 km2; la cual corresponde a la mitad de la superficie de Darién.

Quienes hemos, fortuitamente, observado semejante majestad selvática con el despejo de interrogantes sobre su variedad animal y vegetal que cubre los límites de Panamá -Colombia, solo hemos recibido escueta información sobre las razones jurídicas para evitar la construcción, en dicha área, del último tramo carretero para unir, con la comunicación terrestre, a toda América; agregándole el condenatorio calificativo, sin consulta alguna con su población existente, de Tapón.

Es imperativamente saludable informarse sobre la vida histórica, casi atávica, del Darién en el devenir de Panamá, América y el Mundo, para despejar el porqué de ese Tapón y el mayor atraso, comparativo, de Darién.

Sabía usted, asiduo lector, que Darién es la actual provincia con las singulares siguientes expresiones: 1.- Por ella entró y se extendió la conquista y colonización de Panamá y América del Sur. 2.- Es la provincia panameña que ha recibido más escritos e investigaciones; y en la que han habitado, para explotación de sus recursos naturales, seres venidos de Europa, Asia y otras provincias panameñas. Todo para despojo y saqueo sin asentamiento para su desarrollo; siendo la mayoría de su población producto de pasada esclavitud, de etnia negra-indígena, ser utilizada como barata fuerza laboral bruta. Modelo liberal-burgués que se sigue engañosamente aplicando para el sostenimiento de antagonismos del capitalismo explotador-sostenedor de la ignorancia-pobreza; en relaciones de producción que enriquecen a pocos y sostienen la pobreza de muchos; como inicio de la corrupción. El hombre es lobo del hombre; amando más los objetos materiales que al sujeto humano. 3.-La extensión territorial de Darién es mayor que Puerto Rico y poco menos que El Salvador; con una hidrografía y tierras dignas de gran producción que debe impactar en el desarrollo nacional para alcanzar lo semiindustrial.

Por lo extenso de esta descripción, solo debo recomendarles que lean el libro “El Darién, imagen y proyecciones”, autor Teodoro E. Méndez. Libro que debe ser texto resumido para estudio escolar; y que supera, por su análisis crítico, toda producción literaria anterior.

La implantación externa de fijar, como Tapón, la mitad geográfica de Darién, para corresponder a la protección de la biosfera y control del cambio climático, bienvenida sea siempre que a Darién se le compense por sacrificar un bien propio para beneficio de la humanidad; con el fortalecimiento de sus instituciones, sus servicios básicos y proyectos socioeconómicos para su desarrollo.

Sostenemos que es demandante replantear el valor de ese Tapón en estos instantes cuando se han superado límites fronterizos por el crecimiento de la población y el desarrollo del poder comercial que propone acortar distancias para eliminar causas de empeoramiento. Está demostrado que en la realidad ese Tapón ya ha sido violado con el trasiego, por sendas-trochas que facilitan lo clandestino; situación que demuestra el valor estratégico-geopolítico de Panamá con su Tapón.

Esta situación novedosamente realista, unida a la búsqueda por fuertes intereses de potencias internacionales para el dominio comercial en el océano Pacífico, impone el uso visionario de empoderar nuestra frontera con Colombia, mediante un Proyecto de Estado, dirigido por competentes mentes alejadas de oportunismo partidario, para instalar una zona de intercambio comercial norte-sur. Con ese proyecto destaponamos a Darién y, por ende, a Panamá. Ejemplos como el descrito abundan en otras latitudes. Implementemos nuevas alternativas de cambio para progresar.

He ahí el valor geopolítico, jerarquizado por EUA en la Segunda Guerra Mundial, con su básica estructura presencial en esa frontera; donde se destacan los poblados Jaqué y Puerto Piñas.

Educador

***